¿Qué hacer en caso de que un niño tenga cáncer?

Al regresar de la escuela, Regina les pidió a sus papás se reunieran en la sala. Tenía un anuncio muy importante que hacerles: “Quiero pedirles que ya no me corten mi cabello. Bueno, al menos durante un año”. Sus papás, sorprendidos, le preguntaron el motivo. “Es que voy a donarlo para que con él, le hagan una peluca a Aleska. Hoy regresó a la escuela. ¿Se acuerdan que ya no había ido? Bueno, pues regresó hoy, y la vi triste porque usa una gorrita para taparse la cabeza porque no tiene cabello”.

Aleska, quien es la mejor amiga de Regina, regresó a la escuela -para sorpresa de sus compañeros de salón- completamente calva luego de algunas semanas de haberse ausentado. Esto era resultado de la quimioterapia a la cual se somete como parte de su tratamiento para combatir la leucemia.

Aquí nadie se rinde

Aquí nadie se rinde
iStockphoto/ Thinkstock

Laura Vidales Flores, presidenta de la Fundación Aquí Nadie Se Rinde A.C., organización que apoya a niños con cáncer que requieren de un trasplante de médula ósea como única esperanza de vida, comenta que para un niño es muy duro perder su cabello, pero lo es más para las niñas: “Significa un duelo, porque es una pérdida de algo que realmente disfrutan. Ellas por naturaleza son coquetas. Al principio representa un shock muy fuerte enfrentarse al espejo y verse sin su cabello”.

Mientras los niños se encuentran hospitalizados, la pérdida de cabello no les preocupa tanto, pues es común que la mayoría de los pacientes con cáncer lo pierdan debido a los tratamientos médicos que reciben. Sin embargo, esta situación cambia cuando regresan a la escuela, ya que pueden ser blanco de burla o crítica de sus mismos compañeros. Esta es una de las razones por lo que es común que al principio se resistan a regresar a clases.

Laura Vidales recomienda a los padres cuyos hijos se encuentran en una situación similar, que hablen con los maestros para que soliciten, le expliquen a los otros pequeños el motivo por el cual el niño o la niña no tiene cabello y eviten que los molesten.

“Hemos sabido de algunos casos que los compañeros se rapan para estar iguales a su amiga o amigo. Esto hace muy felices a los pacientes. Sin embargo, algunos de ellos sí ven muy afectada su autoestima, por lo que es muy válido que usen pelucas. Qué mejor que sea del cabello de sus propias amigas”, afirma la presidenta de la organización.

Apoyo total

Es importante que los niños que padecen cáncer reciban apoyo psicológico para enfrentar la enfermedad. Es muy valioso que los psicólogos los acompañen durante todo el tratamiento, de esta forma, recibirán orientación y soporte emocional en cada una de las etapas. “Recibir el apoyo de sus papás y de un profesional es básico. Perder el cabello es un duelo, una pérdida muy fuerte. Por ello, a veces los niños no desean raparse y prefieren dejarse su cabello al ras, ya que es una manera de decir ‘no estoy enfermo‘, afirma la especialista y agrega: “Lo que ellos desean es parecerse lo más posible a los niños sanos que están a su alrededor”.

Regina comentó a sus papás que desea que su amiga tenga cabello otra vez, “porque está triste y a veces llora cuando otros niños le dicen que está pelona. Y miren, si tiene una peluca con mi cabello, ya nadie le hará burla y va a estar muy contenta otra vez”, finalizó con una sonrisa.

Con su gesto, Regina les recordó a sus padres lo trascendental que es la amistad, la solidaridad y la empatía hacia los demás. Que no importa que tan corta sea la edad para ponerse en los zapatos de quien padece alguna enfermedad para apoyarlo y brindarle amor y hacerle sentir que no está sólo. Por ello es vital crear consciencia de la problemática y tratar a los niños con este padecimiento con respeto y comprensión para evitar que se sientan discriminados.

Uno de los mensajes más valiosos que se pueden transmitir en casa para los pequeños, es el que traten con dignidad y respeto a los niños que tienen una condición de salud distinta a la de ellos y, sobre todo, que les expliquen -de acuerdo a su edad- lo que un niño con esta condición espera y necesita de sus compañeros. El amor que se genera a través de la amistad hace que los niños comprueben que hay lazos a prueba de todo.

Colaboración de Fundación Teletón México.“El principio de ser paciente es empezar con uno mismo”. con información de Aquí nadie se rinde A. C. “ayudando a niños con cáncer” info@anser.org.mx

También podría gustarte
Comentarios