Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Mi amor me hace sufrir

“A él no le gusta que tenga amigos. En el festejo de uno de mis amigos me llamó a mi celular tantas veces que me alarmó, vi más tarde que tenía más de 20 llamadas perdidas. Cuando le contesté, él con tono de enojo me dijo ¿estás con tus cuates, verdad?”, comenta Ximena, quien tiene una relación con Rafael desde hace más de un año.
Una persona que sufre de codependencia entabla su relación de pareja basada en la renuncia al respeto hacia el tiempo, así como a la privacidad propia y del otro, y aunque esté consciente del daño que puede generarse, no se aleja ni corta el vínculo.

La doctora Lucy Serrano, terapeuta familiar y de pareja, señala que: “La codependencia llega a ser una ideología reforzada, lo grave del asunto es, que se suele confundir tanto el sentirse querido y valorado con ser ‘rescatado”, como el chantaje, los pleitos, las reconciliaciones constantes, con el amor y la pasión”.

Ximena acepta que Rafael no es la persona que ella quisiera como pareja, sin embargo, teme estar sola, así como aceptar que la relación que lleva resulta dañina para ambos: “Sé que estamos mal, creo que hay cosas que no deberían pasar. He visto muchos anuncios sobre violencia en la pareja, y no me gustaría descubrir que eso me está pasando a mí”.

¡No me dejes!

María Elena Egozcue Romero, autora del libro Primeros auxilios psicológicos de Editorial Paidós, explica algunas características que pueden definir a una persona que padece codependencia:
• Sobreprotegen, asumen la responsabilidad del otro.
• Temen al rechazo y a la soledad.
• Tienden a sentirse atraídos por personas o situaciones disfuncionales.
• Tienen dificultad para establecer límites y sentimiento de culpa cada vez que dicen “no”.
• No se aceptan ni se aman a sí mismos, pero tampoco permiten que alguien más lo haga.
• Son inseguros y no expresan abiertamente lo que quieren o sienten.
• Suelen ser perfeccionistas y tienen una intensa necesidad de controlar.
• Sienten un temor constante a ser abandonados.

Primer paso

Salir de una relación de este tipo no es tarea sencilla, ya que una vez que se ha detectado el problema, la persona que sufre de codependencia utiliza los sentimientos que tiene hacia su pareja como justificación o como una frágil esperanza de que cambiará el otro, cuando son ambos quienes viven esta situación.
Admitir que algo no anda bien, puede provocar vergüenza a ser juzgado y criticado, situación que aleja a la persona a tomar cartas en el asunto y comenzar a sanar su vida emocional.

La doctora Lucy Serrano hace énfasis en lo importante que es para quienes están en una relación codependiente, de reconocer y aceptar el problema, así como leer, informarse y solicitar ayuda profesional: “Las consecuencias son enormes, ya que al convertir a la otra persona en el eje de su vida, deja de hacer las cosas que le agradan por el ‘bien de la relación’, evita ‘hacerle daño’ a su pareja y con el tiempo, pierde su autonomía, entra en un estado de temor constante, y la relación deja de ser satisfactoria”, y concluye: “En todo momento es importante fomentar la autoestima y saber que el primer paso para amar a una pareja es quererse y respetarse a sí mismo”.

El amor no es sinónimo de necesidad o sufrimiento, por el contrario, este sentimiento provoca que ambas personas que se quieren sean autónomas. Ximena no tiene claro, cuáles son las razones por los que algunas personas le comentan que reflexione sobre si su relación es benéfica para ambos: “Mi mamá me ha recomendado algunas páginas de Internet que traen información sobre mujeres que sufren violencia. No pienso que sea tan grave lo que pasa, él ya me prometió que va a cambiar y le creo”.

También podría gustarte
Comentarios