Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Mi primera vez en las drogas

“Según datos de la Encuesta Nacional de Adicciones 2008, refiere que entre los jóvenes mexicanos es 4.4 veces más probable que éste use drogas si su padre las consume, 4.6 cuando el hermano es quien lo hace y sorprendentemente, 10.4 veces si quien la usa es el mejor amigo”, expone Saúl Guadarrama Ruiz, jefe del Departamento de Prevención de Adicciones del Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE).

Probar una droga puede provocar lesiones a tu cuerpo. La ingesta de estas sustancias te confunde y peor aún, esos minutos de sensaciones “extrañas” te provocan un gravísimo e irreparable daño en el cerebro o incluso, la muerte.

¿Probarlas o no? Al pensarlo, puedes darte cuenta que las razones por las que te verás tentado a consumirlas son muchas, ya sea la curiosidad, la presión de los amigos, ser aceptado por un grupo, olvidar los problemas o para “pasarla bien”. Sin embargo, ningún motivo es suficiente para exponer tu integridad física y emocional, en concreto, para arriesgar tu vida.

Las drogas son sustancias que alteran el sistema nervioso y te llevan a actuar de forma extraña o hacer cosas que en tu estado normal jamás harías, inclusive, probarlas una sola vez genera consecuencias desastrosas en tu cuerpo, al mismo tiempo puede provocar dependencia y en muchos casos es la causa de accidentes fatales.

¿Lo sabías?

Saúl Guadarrama Ruiz explica las principales secuelas físicas que provocan estas sustancias al Sistema Nerviosos Central, tan sólo con el primer contacto:
Drogas depresoras (alcohol, inhalables, sedantes): Incapacidad de coordinación motora, disminución de los reflejos, lentitud al hablar, pensar o actuar, en general reduce la función cerebral.
Drogas estimulantes (tabaco, cocaína, anfetaminas): Ansiedad, insomnio, agitación, aumento de la temperatura corporal, taquicardia, agresividad e irritabilidad.
Drogas alucinógenas (mariguana, heroína): Confusión, episodios de pánico y delirios.

“Aunque, los daños por el consumo van a depender de ciertas variantes (dosis, sexo, edad, peso, talla, estado emocional, etc.), hay que tomar en cuenta que, en general, éstos son totalmente irreversibles e irreparables, y que el primer riesgo que se enfrenta al consumirlas es desarrollar una enfermedad neurológica crónica e incurable, es decir, una adicción a la sustancia”.

De lado contrario, los beneficios del no consumo se reflejan de formas que te harán sentir cada día mejor en muchos aspectos: “Posibilita la disminución de riesgos para padecer distintos tipos de cáncer, relaciones sexuales placenteras y responsables, y sobre todo, la integridad que cualquier persona merece”, señala Saúl Guadarrama.

Poder decir: “No, yo no necesito drogas para sentirme bien”, es un paso que requiere de fortaleza, debes tener claro que el no consumirlas no te hará inexperto o cobarde, todo lo contrario, demostrará la seguridad, valor y respeto que tienes a todo aquello que piensas, sientes y quieres.

Recuerda que la capacidad para recrearte, reír y disfrutar del mundo que te rodea, está en ti y no en sustancias que sólo te trastornan y dañan tu cuerpo. Puede sonar trillado, pero la realidad es que una forma de defender tu vida y quererte a ti mismo, es diciendo no al consumo de drogas.

Saber más
Centros de Atención primaria a las Adicciones (CAPA) o centros de Nueva Vida del Gobierno Federal, ofrecen una línea gratuita de atención telefónica que opera los 365 días del año, las 24 horas: 01 800 911 2000.

Instituto Mexicano de la Juventud
Tel: 1500 1300
www.imjuventud.gob.mx

También podría gustarte
Comentarios