Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Mi segundo hijo

Goodshoot/Thinkstock

Si vas por un segundo hijo ¡felicidades!, pero ahora las cosas serán diferentes, tu familia tendrá que reorganizarse. Prepárate para todos aquellos cambios que están por suceder en tu vida.

VENTAJAS

• Sabes lo que te espera, por lo que puedes estar más tranquila y relajarte.
• Algunas cosas que utilizaste en el primer embarazo te servirán de nuevo y no tendrás que adquirirlas, por ejemplo ropa, artículos para el bebé, la cuna, etc.
• Lo que te quedaste con ganas de hacer en el primer embarazo lo puedes llevar a cabo en éste, por ejemplo un ultrasonido en cuarta dimensión, clases de yoga para embarazadas.

DESVENTAJAS

• Los gastos se van a duplicar.
• Tendrás que administrar mejor tu tiempo, no solo el futuro bebé te necesitará, también el primogénito y por supuesto tu esposo.
• Los celos del hermano mayor.

Cambios importantes

Inflamación. Es probable que permanezcas más tiempo de pie debido a que debes cuidar a tu hijo mayor. Esto te puede provocar hinchazón de los tobillos; sube las piernas por las noches para que descanses, en el trabajo apoya tus pies en un banquito o taburete, procura dormir de lado y trata de no cruzar las piernas.

Temores. El hecho de saber lo que te espera puede ser algo en tu contra, si el parto fue complicado es posible que sientas temor a que de nueva cuenta suceda algo así. Un curso de preparación al parto te ayudará con técnicas de relajación, respiración y ejercicios, te serán muy útiles.

Cambios en la vida de pareja. A lo largo de la vida en pareja ésta sufre importantes modificaciones, una de ellas es la llegada del primer hijo y por supuesto cuando viene otro bebé.

¿Cómo atender a dos hijos? Con la llegada de un segundo hijo, cuatro manos no son suficientes. La organización y el apoyo de tu pareja son fundamentales para acoplarse a esta nueva etapa.

LOS OBSTÁCULOSiStockphoto/Thinkstock

Aumenta el cansancio. Con un segundo bebé seguramente estarás más cansada.

Es hora de hacer cuentas. Hay que pensar en los gastos que se vienen encima: ropa para el bebé, gastos del parto, del pediatra, citas con el ginecólogo, y la lista sigue. Hay quienes se cuestionan que la mujer deje su empleo para atender a los dos pequeños, por lo que toda la responsabilidad de llevar el ingreso al hogar recae en el hombre. Es en ese momento cuando la relación de pareja se puede dañar.

El tiempo rinde menos. Con todo lo mencionado anteriormente parece que las horas son minutos y que cada día se pasa volando, sin que la pareja tenga tiempo para platicar y compartir.

¿QUÉ SE DEBE HACER?

Ante este panorama lo mejor es ser realista, solo hay que adaptarse. Si el cansancio los agobia pidan ayuda, a veces los abuelos están dispuestos a quedarse con el nieto para que la pareja tenga un rato a solas.

Hablen. No permitas que lo cotidiano enfríe su relación, durante el embarazo sueles estar más susceptible, así que procura establecer momentos con tu pareja para platicar, aunque dejes de lado la limpieza de la cocina: los trastes te pueden esperar, pero tu relación de pareja no.

No se olviden del sexo. Es normal que durante el embarazo aumente tu deseo sexual. En el hombre suele suceder lo contrario con tantas cosas en la cabeza el apetito se va.

PARA NO MATAR LA PASIÓN DURANTE EL EMBARAZO:

• De ser posible, acuéstense temprano, así tendrán más energía para la actividad sexual o si puedes tómate una siesta.
• No permitan que el hijo mayor duerma con ustedes, está demostrado que los niños deben dormir en su propia cama para que descansen correctamente.
• Eviten irse a dormir si están enojados o resentidos, no es algo que solo se menciona por costumbre. Al dialogar se permiten aclarar situaciones y sentimientos que los acercan y les permiten reavivar su relación.

Photodisc/ThinkstockCÓMO Y CUÁNDO DARLE LA NOTICIA A TU HIJO MAYOR

La edad. No es lo mismo darle la noticia a tu hija de 6 años que si la pequeña tiene dos, a esta edad la noticia no será significativa. Un niño muy pequeño no logra imaginar un futuro lejano. Por otro lado, la capacidad de comprensión de un pequeño entre tres y cinco años es menor y es probable que no entienda ciertas cosas.

Toma en cuenta…

• Si tu hijo mayor tiene menos de cuatro años, es mejor darle la noticia cuando se te empiece a notar la pancita, es decir como a los cuatro meses. Procura aclarar sus dudas, si las tiene, en caso de que tu hijo no pregunte no insistas.
• Si tu hijo mayor tiene más de cinco años, es recomendable que le den la noticia al tercer mes de embarazo o en cuanto se te note la pancita.
• Si tienes dudas sobre el momento ideal para darle la noticia a un niño de esta edad, espera a que sea él o ella quien muestre una curiosidad natural por el aumento de tu vientre y te pida que le expliques qué es lo que te pasa.

Niños más grandes

Por supuesto que a mayor edad, mayor curiosidad y esto es lo que sucede cuando los niños ya están en edad escolar. En este caso es mejor darle la noticia pronto, porque tu hijo percibe que hay cambios en ti y puede formularse muchas preguntas sin respuesta o hacer suposiciones, por ejemplo pensar que algo malo te sucede.

PREPARA A TU HIJO

Muéstrale cómo era de pequeño. Para que tu hijo se dé una idea de lo que es un bebé muéstrale su álbum de fotos y explícale cómo lo bañaban, le cambiaban los pañales, qué hacía mientras estaba acostado o en tus brazos.

En algunas fotos podrá verse llorando y seguramente te preguntará por qué, explícale que los bebés lloran y es algo normal, así cuando su hermanito esté en casa no se sorprenderá.

Evita cambios bruscos en su vida. Procura que la vida del mayor cambie lo menos posible durante el embarazo y después del parto. Evita que el nacimiento coincida con la entrada a la escuela. La constancia y la rutina le dan estabilidad a los niños.

Acostúmbralo a estar con otras personas. En tu ausencia, tu hijo se quedará a cargo de otras personas, procura que conviva con ellas durante tu embarazo y también con su papá. De este modo pueden establecer lazos que ayudarán a disminuir el impacto de la llegada del recién nacido.

También podría gustarte
Comentarios