Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Mujeres Alfa al mando

Jupiterimages/Goodshoot/ThinkstockAlfa es la primera letra del alfabeto griego y además simboliza el principio, así como Omega es el fin. Estos términos se adaptaron al mundo animal para explicar las relaciones de dominancia y jerarquía social entre los individuos.

Así, llamaron macho Alfa al dominante en el grupo, aquél que era el primero 
en comer de una presa, el que iba a la delantera de la manada y el que 
tenía más prerrogativas para aparearse. El macho Alfa, en pocas palabras, 
era el más apto, el más sano y el más fuerte.

Detrás del macho Alfa se encontraba el macho Beta, que seguía al líder 
en cualidades, pero aún sin poder igualarlo, y más atrás todavía, machos de menor nivel como los Gama, Delta, etc., hasta el último de la cadena, llamado Omega, que era el más imperfecto. Esta organización jerárquica se representaba igual para las hembras.

Poder y sexo

Los modos de adquirir estatus en la jerarquía humana son mucho más sofisticados que los que se utilizan en el reino animal, no obstante, los objetivos muy probablemente tienden a ser los mismos: poder y sexo.

Marian Salzman (conocida mercadóloga y futuróloga de tendencias) acuñó hace unos 5 años el término “Mujer Alfa”, definiendo a esta mujer como quien aporta más dinero al núcleo familiar, como la “proveedora” del hogar. Estas nuevas jefas de familia destacan por tomar las decisiones financieras más importantes y por tener un estilo de vida orgulloso de su éxito personal y financiero, ser extremadamente activas, independientes y preocupadas por su imagen personal.

Esta Mujer Alfa o la “nueva cabeza de familia del siglo XXI” toma este rol como nunca antes en su historia y es identificada como un nicho de consumidoras de alto valor para la mercadotecnia.

La Mujer Alfa rompe esquemas, abre nuevos mercados, es solvente económicamente y a la vez demanda productos adaptados a sus gustos, necesidades y valores.



A la mexicana

Ante la incógnita sobre la verdadera dimensión de las Mujeres Alfa en otras latitudes fuera de los Estados Unidos, la encuesta Target Group Index, TGI, demostró la existencia de las Mujeres Alfa en México, estudiándolas dentro de 28 ciudades urbanas de la República. La encuesta señala que del total de las mujeres mexicanas en esta área, las “Alfa” son casi 6% (un millón) y crecen paulatinamente. 
Se sitúan entre 25 y 54 años, trabajan, son jefes de familia y tienen un estilo de vida exitoso, autoestima elevada, son perfeccionistas, “multifuncionales” y se mantienen atractivas.

Independientes, inteligentes y atractivas, son las características de estas mujeres que cada vez crecen más en diferentes aspectos de su vida.
Hemera/Thinkstock

Líderes en consumo

La forma en que consumen habitualmente tiende a ser distinta de la media de mujeres de su edad. Por ejemplo, en la categoría de higiene personal se nota el autointerés que ellas expresan por su imagen al consumir más cremas hidratantes, cosméticos, mascarillas para el cabello, protectores solares, etc. Por ello se les considera un target premium para muchas marcas en el mundo publicitario.

Igualmente, esta mujer de élite tiene gran propensión a gastar lo que sea necesario por lucir más joven, practicar deporte, cuidar su figura y su alimentación, no tiene tiempo para cocinar comidas saludables, pero aun así cuida su nutrición. Son personas más sociables en general.

A la vanguardia

Otro rasgo interesante es su actitud hacia las compras, donde vuelven a revelarse como un target de alto valor al estar dispuestas a pagar por calidad, tratar de mantenerse al día en moda y estilos, ser fieles a la marca que les gusta 
y disfrutar cualquier tipo de compras. Son verdaderamente el objeto del deseo del marketing. Estadísticamente les falta mucho por crecer y es posible también que en un país como el nuestro –con una sociedad dominada por los hombres–, las Alfa mexicanas no sean tan perfectas como las describe la teoría, que sean más bien Alfa “amateurs” o de medio tiempo.

No obstante, sigue siendo loable 
la manera en que esta mujer va conquistando cada vez más espacios, posiciones y lugares dignos de su potencial.

Más vale ¿sola?

Quizá la premisa de convivencia es lo que a este punto nos preocupa, ¿es la “Alfa” un bicho raro condenado a vivir en la soledad? Sin afán de ser feminista, ¿será que el varón mexicano (y el agravio de poder ser considerado “mandilón”) esté fácilmente dispuesto a aceptar que la mujer represente la dominancia del binomio y/o que aporte la mayor cantidad de ingreso al hogar? La encuesta TGI señala que el estado civil de las Alfa es: 38% solteras, 34% separadas-divorciadas-viudas y 28% casadas o viven en pareja.

La combinación Mujer Alfa + Hombre Alfa podría ser dinamita pura, ya que su choque de intereses sería peor que un choque de trenes, aunque si acaso lo lograran, su poderío y personalidad sumados serían imbatibles.

Hombres Beta

¿Entonces para una Alfa, quizás un hombre Beta sea la respuesta? A diferencia del hombre Alfa, el Beta no se excita frente al dinero o el poder. El Beta posee absoluta seguridad sobre su masculinidad y no tiene problema para abandonar los roles tradicionales o permanecer en un segundo plano mientras su mujer brilla. Si bien tiene su propia carrera, su pasión es la familia, la búsqueda espiritual, el conocimiento de sí mismo.

Un hombre conectado con su lado femenino, sin embargo, no tiene nada que ver con un metrosexual por despreciar la parte superflua de la vanidad y la importancia de su autoimagen. Es menos materialista y tiene un perfil más hogareño.

También podría gustarte
Comentarios