Mujeres contra la celulitis I

Hemera/ThinlstockLa celulitis afecta tanto a mujeres delgadas como a robustas, sin embargo se puede luchar contra ella para reducir el aspecto de cáscara de naranja en la piel. 
Es un depósito desproporcionado de grasa en diferentes partes del cuerpo como cadera, muslos y glúteos. 
La celulitis comienza en la capa más profunda de la piel que almacena grasa y ocasiona que la piel no reciba irrigación suficiente de sangre que requiere; como consecuencia, el tejido se enferma.

Tipos de celulitis

Cuando la celulitis aparece, se observan diminutos hoyuelos y hay sensación de hormigueo, cansancio y pesadez en las piernas. El tejido deformado se endurece y es cuando la celulitis se percibe a simple vista.

Edematosa: Aparece en la pubertad y afecta únicamente los muslos, se siente pesadez y dolor.

Celulitis dura: La piel se torna rígida y la temperatura es más fría que el resto del cuerpo.

Celulitis blanda: Los tejidos superficiales se vuelven flácidos y hay acumulación de grasa, problemas de circulación sanguínea y dolor muscular.

Factores que la producen

Alimentación inadecuada: Las dietas ricas en grasas favorecen la acumulación de tejido adiposo en la piel. Lo idóneo es comer balanceadamente y no recurrir a comida chatarra.


Genética: Existen mujeres más propensas a acumular grasa en distantes partes del cuerpo por factores hereditarios.

Sedentarismo: Las mujeres que no hacen ejercicio constantemente padecen la piel de naranja. Si estás sentada por muchas horas, lo ideal es caminar un poco para contrarrestar el daño.

Hormonas: Son un detonante perfecto para la celulitis. Durante la adolescencia, los estrógenos y la progesterona provocan que se acumule grasa en glúteos, muslos y cadera para preparar al cuerpo femenino para un futuro embarazo.

Vestimenta inadecuada:
Calzar zapatos de tacón alto y ropa ajustada puede favorecer su aparición.

Estrés: El estado de alerta que provoca la adrenalina favorece el almacenamiento de grasas.

 

También podría gustarte
Comentarios