Niños, frustraciones y videojuegos


Videojuegos
Creatas Images/Creatas/Thinkstock

La falta de atención y el maltrato infantil, son algunos de los detonantes que pueden contribuir a que los niños desarrollen adicción a los videojuegos.

“Un alto porcentaje de ellos busca en este tipo de distractores una salida de escape a la realidad que viven”

Explica la doctora Guillermina Baena Paz, académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Pasar más de tres horas en la computadora o con los aparatos de video, perder interés en actividades que antes le agradaban y dejar de cumplir con sus responsabilidades académicas, son algunos de los síntomas para detectar que un menor es adicto a los videojuegos.

Videojuegos
Jupiterimages/ Goodshoot/Thinkstock

En México apenas hemos iniciado investigación al respecto

“Ya que es reciente el hecho de que los médicos lo hayan reconocido como una adicción. Japón realizó un estudio que incluyó a 600 niños adictos a los videojuegos y se demostró que 80 por ciento eran violentos, presentaban periodos largos de catarsis, sin contar los efectos nocivos a nivel físico, tales como náuseas, vómito y pesadillas. Otros estudios, hechos en Canadá y Estados Unidos señalan que los niños que enfrentan algún tipo de problema como maltrato o falta de atención, se vuelven adictos; lo hacen para confrontar a los padres y darle salida a sus propias frustraciones”, advierte la especialista Baena Paz.

Además, este tipo de entretenimiento hace más violentos a quienes lo usan por largos periodos, ya que los personajes que intervienen son cada vez más reales y matar es la forma de ganar. “Esto hace que los niños tengan pesadillas y pongan en práctica golpes o agresiones que aprenden a través del juego y que piensen en cosas negativas que de otra forma nunca les hubieran pasado por la cabeza”, dice la doctora Baeza.

Videojuegos
Comstock/Thinkstock

Cualquier adicción responde a un deseo de escapar de una realidad que lastima

“Si los padres mantienen comunicación con sus hijos, se preocupan por saber qué les sucede, comparten sus problemas y los ayudan a encontrar soluciones, estarán creando lazos de confianza y seguridad que los harán permanecer lejos de toda adicción; estas manifestaciones forman parte de lo que conocemos como desarrollo de la inteligencia emocional que se construye brindándoles amor, apoyo, confianza, y que les ayudará a convertirse en seres humanos íntegros y sensibles”, sostiene la doctora.

Es recomendable también enseñar a los niños a desarrollar otras habilidades

Artísticas o deportivas como formas de expresión y lograr así que tengan otras opciones de distracción. La especialista recomienda tomar ciertas precauciones para evitar el mal uso de los videojuegos, tales como utilizar lentes amarillos durante el tiempo de juego, mantener las luces apagadas para evitar efectos negativos de las luces brillantes, no utilizar pantallas grandes y controlar el tiempo de juego, el cual no debe rebasar una hora y media dos días a la semana.

La solución no radica en evitar los videojuegos

Sino en que los padres dediquen tiempo de calidad a sus hijos y fortalezcan su autoestima a través del reconocimiento de sus acciones positivas, de muestras de cariño, del diálogo. Es importante establecer convenios para limitar el tiempo de juego, fomentar su creatividad e incorporarlos a actividades deportivas como el karate, en el caso de los niños introvertidos y fútbol o natación, para los extrovertidos, sin dejar de tomar en cuenta su opinión o preferencias.

Colaboración de Fundación Teletón México. “La prudencia empodera tus palabras”.

También podría gustarte

Comentarios