Niños sexualmente sanos

Goodshoot/Goodshoot/Thinkstock

Muchos padres se preocupan cuando observan que su bebé de apenas unos meses de nacido puede tener una erección tras haber sido acariciado suavemente durante la hora del baño y se preguntan si será ésta una reacción normal.
La erección de un bebé varón, así como la lubricación vaginal de una niña, son señales que nos indican que las respuestas sexuales del pequeño (a) se están desarrollando normalmente, tal como deben desarrollarse las etapas de la sexualidad en la infancia.

5 etapas del desarrollo psico-sexual

1. de 0 a 1 año: el placer ligado a la alimentación es la primera parte del desarrollo sexual infantil, conocido como la etapa oral. La boca es el núcleo primario de energía y satisfacción, es un medio para buscar y satisfacer necesidades. Es en este momento cuando el niño comienza lentamente a diferenciar su yo del medio que lo rodea. Paulatinamente toma conciencia de su cuerpo y el hecho de ser psicológicamente distinto a su madre.

2. de 2 a 3 años: a esta edad se presenta la etapa anal, que es la segunda fase de desarrollo del niño. Ésta es una etapa simbólica, pues el niño descubre el sentido real de la creación.

3. de 4 a 5 años: ésta es la fase en la que el niño toma conciencia de sus genitales y de la diferencia de géneros. Es la época de las preguntas, donde se despierta la curiosidad y el interés por ver los cuerpos de los demás. Es el tiempo del complejo de Edipo o de Elektra, cuando el niño se identificará con el adulto del sexo opuesto y canalizará, en periodos posteriores, las bases para una relación heterosexual madura.

4. desde los 6 años a la pubertad: la etapa de latencia consiste en un reposo relativo del desarrollo sexual físico del niño. Coincide con la etapa de socialización escolar, donde el niño sale del núcleo familiar y encuentra nuevos objetos de connotación afectiva e intensifica su aprendizaje de los roles sexuales.

5. pasado el periodo de latencia hasta la juventud: la quinta y última etapa es la genital, donde el niño comienza a identificar sus zonas erógenas. Es una fase en la que el grupo de amigos es fundamental para la consolidación del concepto de “pares”, modelos que seguirá durante su pubertad.

La inocencia sexual

¿Cuándo deja de ser inocente el sexo? En el momento en que el ser humano toma una actitud de culpa. ¿Qué pasaría si en nuestra vida sexual, en nuestra sexualidad, nos quitamos culpas y la empezamos a disfrutar en libertad, en amor, en una verdadera conciencia? Esto sería regresar al paraíso, recobrar la inocencia perdida. Pues bien, esa forma libre de culpas es como los niños disfrutan su sexualidad, la cual nace con ellos; la sexualidad forma parte del ser humano desde que respira por primera vez. El niño o la niña tiene una actividad sexual permanente que se va manifestando de diferentes formas y somos los adultos los que “les vamos transmitiendo nuestras frustraciones con la leche templada y en cada canción” (Joan Manuel Serrat en su canción “Esos Locos Bajitos”), es decir, les vamos metiendo culpas y en ese momento, para la niña o para el niño, el sexo deja de ser inocente.

Pixland/Pixland/ThinkstocLa importancia de la información
¿Pero cómo lograr que nuestros hijos tengan un sexo libre de culpas y lo vivan en armonía, con amor y seguridad? Pues la respuesta es simple: con información.
Efectivamente, vamos capacitándonos en el tema de la sexualidad y con base en éste, con tiempo, paciencia, dedicación y sobre todo con mucho amor, expongamos esa información, ese conocimiento a nuestros hijos. Esa explicación debe ser sin ningún tipo de paradigmas, que ellos sean los que decidan.
A nosotros, como padres, sólo nos toca dar esa información, ese conocimiento. Por supuesto que tendremos que tocar todos los puntos de la sexualidad, desde los tipos de vocación sexual que existen en la vida cotidiana, desde la heterosexualidad hasta la bisexualidad; también hablarles de los diferentes tipos de métodos anticonceptivos, de las relaciones múltiples como una decisión o tener una sola pareja.
Tocar el tema de la masturbación es de gran importancia, explicarles que esa caricia no es un acto de egoísmo, sino de conocimiento propio. Explicarles, entre otras tantas cosas, que para dar amor primero debes de procurarte a ti mismo.
Para hacerlo, nos tendremos que poner a estudiar en serio, existe en nuestra afortunada época una serie de cursos, seminarios y diplomados que precisamente tocan esos temas, así como una gran gama de libros y artículos sobre el sexo.
No te esperes a dar ese conocimiento hasta que tu hija o hijo sea adolescente, sino que desde pequeño debe empezar a fluir esa valiosa información.



Háblales según su edad

Primera infancia 0-2 años

Temas: Descubrimiento y exploración de su cuerpo y sus genitales / Placer al estar desnudos.
Qué decir: Usa lenguaje sencillo y exacto para nombrar partes del cuerpo. Permíteles estar desnudos, reconociendo su cuerpo.

Infancia temprana 2-5 años

Temas: Interés por el cuerpo de otros: curiosidad por los senos de la madre o el pene del padre / Masturbación ocasional asociada a momentos de relajo / Curiosidad por el cuerpo de los amigos de la misma edad, en un contexto de juego / Dudas sobre reproducción humana.
Qué decir: Responde con lenguaje sencillo, sin dar detalles innecesarios.

Infancia intermedia 5-8 años

Temas: Compartir descripciones sobre reproducción humana / Curiosidad sexual entre los pares del mismo o distinto sexo / Esconder de los adultos los juegos en los que intercambia curiosidad sexual / Masturbación ocasional.
Qué decir: Introduce a los niños en los conceptos básicos de reproducción, partiendo por analizar qué es lo que los niños entienden o qué es lo que han conversado con sus amigos. Clarifica dudas, mitos o confusiones. Deja abierta la posibilidad de que planteen sus dudas.

Segunda infancia 9-12 años

Temas: Masturbación: cambia la naturaleza (sentido de placer más que de relajo) y la frecuencia / Preocupación por la apariencia física, a veces excesiva / Interés por el sexo opuesto.
Qué decir: Clarifica y anticípales los cambios asociados a la pubertad. Es importante enfatizar en el carácter amoroso de las relaciones con el sexo opuesto y en el sentido afectivo de las aproximaciones físicas. Deja abierta la posibilidad de que los niños planteen sus dudas.

También podría gustarte

Comentarios