Cómo hablar de la muerte con los niños

Hemera/thinkstockEl deceso de un familiar o ser querido es un hecho que, para cualquiera de nosotros puede causar una serie de reacciones como tristeza o depresión. En la mayoría de los casos, se piensa que el impacto emocional sólo afecta a los adultos y por ello, frecuentemente se aparta a los niños, pues se intenta evitarles el dolor de la pérdida, y en algunas ocasiones, se cree que no son capaces de entender lo que pasa.

María de la Luz Rojas, psicóloga de la Fundación Casa Alianza México, explica que: “los padres al intentar evadir el dolor o la confusión de los hijos, recurren comúnmente a ocultar la verdad y a utilizar ideas como: ‘Tu abuelo está en el cielo para abuelitos’, ‘se fue de viaje, pero luego regresa’ o ‘fue a buscar a otra persona que ya falleció”.

Estas formas de “explicarles” lo que pasó, quizás ocultan las emociones del niño de manera inmediata

Sin embargo, señala la especialista, son un método contraproducente ya que conforme va creciendo, se da cuenta de la realidad y es posible que haya desconcierto, el cual le puede causar estrés acumulado o coraje.

“La forma idónea de hablar con los pequeños acerca de la muerte es siempre con la verdad, y brindarles la información de acuerdo a su edad, ya que hay circunstancias que pueden ser muy fuertes para el menor o que simplemente no comprenderá hasta después, esto evitará también la confusión y ayudará al entendimiento”, comentó la experta.

Cómo hablar de la muerte con niños
altrendo images/ Stockbyte/ Thinkstock

Decirle la verdad, una mejor opción
Para la especialista, es primordial decirles que la persona en cuestión falleció, y si hay dolor y desánimo es por que de igual forma todos lo extrañarán, así como, si es necesario, tener reuniones familiares con el fin de superar lo negativo de dicha muerte y canalizarlo de forma positiva, lo cual le traerá confianza a los hijos para hablar de ello y evitar conflictos emocionales futuros.
Además, agrega, que psicológicamente, el proceso de confusión emocional (tristeza, soledad, entre otros) para que sea un tiempo de afrontamiento normal, es de seis meses a un año, si después de este tiempo aún conserva estas actitudes, puede ser que ya exista un problema más complejo y se necesario un tratamiento profesional.
Puede ser que al principio, los niños parezcan indiferentes o incluso que no les interesa la situación, pues la asimilación es diversa en todas las personas, por ello no es un asunto de gravedad, se trata de la negación, que al igual que los adultos es la primera etapa del proceso.

El apoyo familiar es un punto a favor

Apoya a tu hijo en caso de la muerte de un familiar
iStockphoto/ Thinkstock

Es importante tener en cuenta que ante los sucesos tristes, lo más conveniente es intentar que las actividades sociales, escolares y familiares vuelvan a la normalidad lo más pronto posible, y en caso que antes del deceso no se llevaran a cabo con unión, es el momento oportuno para intentarlo: “Hacer deporte, salir al cine, ir a comer o ir a eventos en familia, pudieran parecer consejos trillados, pero la mayoría de veces, son los detalles que más apoyan a los hijos a salir adelante”, comentó María de la Luz Rojas.
Además, señaló que otro de los consejos útiles para superar esta crisis emocional, es eliminar por completo en casa los tabúes que rodean la muerte, por ejemplo, muchas veces, cuando está reciente el deceso, es casi prohibido hablar del tema o de la persona que falleció, también, dejar intacta la habitación o la ropa del occiso lo cual, es una gran barrera para superar la situación, y los hijos son los más propensos a entenderlo así.
Recordemos que los niños son capaces de entender las situaciones que nos trae la vida, y así como cualquiera de nosotros, ellos tienen de igual forma el derecho de saber lo que pasa, principalmente si es algo que a ellos también los involucra de manera sentimental. Dejemos que expresen con libertad sus emociones y demostrémosles que hay confianza, y que estamos unidos ante las tragedias, evitemos los complejos futuros y armemos un núcleo fuerte ante cualquier adversidad.

Colaboración de Fundación Teletón México. “El principio de ser paciente es empezar con uno mismo”.

También podría gustarte
Comentarios
close-link