Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

No me pagan por recibir maltratos

El despertador suena y la pesadilla comienza. Patricia se prepara lo más rápido posible para ir a trabajar; ni siquiera desayuna para no correr el riesgo de que un retraso en el transporte o alguna manifestación le impida estar a tiempo en la oficina. Llega cinco minutos antes de la hora, pero no importa; cuando su jefe aparece unos instantes después lo primero que le dice es “¿Si ya está aquí por qué no ha preparado el café?”. Es sólo el primero de los malos tragos que pasará a lo largo del día.

Diariamente el jefe la trata con desprecio, le avienta los papeles y cualquier motivo, por injusto o contradictorio que sea, es suficiente para que la regañe o le falte al respeto. Frecuentemente él la ofende, le grita y le dice que es una inútil. Ella llora a solas en su escritorio al tener que soportarlo porque necesita mucho el empleo. Cuando termina la jornada sale del edificio y siente alivio; pero sólo por un momento. Mañana será igual.

Patricia es víctima de violencia laboral, una problemática a la que se enfrentan muchas personas en todo el mundo, con características y efectos severos que como explica el doctor en psicología Jesús Felipe Uribe, catedrático e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM): “Cuando hablamos de maltrato o acoso en el trabajo, es importante no confundirlo con otras situaciones. Es fácil creer que se está ante este fenómeno cuando se trabaja con una persona que es grosera, autoritaria, con problemas de liderazgo o agresiva con toda la gente. Así mismo, existen empleos que por su naturaleza son estresantes para todos los involucrados, y los que ahí laboran están continuamente presionados. Por otro lado, cuando las personas conviven pueden tener fricciones o diferencias de opinión y esto ocasiona conflictos, lo que es hasta cierto punto normal”.

En opinión del especialista, este tipo de violencia presenta características específicas:

Tiene un fin: que la víctima renuncie o la despidan. El objetivo de una violencia laboral dirigida es que se vaya de la empresa.

Es constante. Algunos autores dicen que se tiene que sufrir por lo menos una vez a la semana durante meses.

Más que un suceso aislado casi siempre es un proceso, donde intervienen diferentes formas de violencia con varias etapas: Primero son comportamientos que pueden ser sutiles, como esconderle el material de trabajo, borrarle archivos, que le den más labores que a los demás o lo aíslen; hasta amenazas.

En el siguiente nivel se pasa a conductas directas: humillación, ridiculización, exposición directa de sus errores.

El tercer nivel se conoce como de estigmatización: le crean una fama negativa. Este fenómeno hace que en la mente de los compañeros la víctima ya no rinde o funciona en la empresa; porque además empieza a haber efectos, como que no le tomen en cuenta para los ascensos o que le tengan falta de confianza, que no es merecida sino provocada por otras personas.

Cuando pasa al cuarto nivel, existen consecuencias en el sueldo, y a nivel físico se presentan síntomas como depresión, falta de ánimo para ir a trabajar, autoestima baja.

Todo lo anterior demuestra lo grave de este fenómeno. Por ello, el especialista ofrece las siguientes recomendaciones para enfrentarlo:

El primer paso es identificar el problema comprobando la existencia de los elementos ya mencionados. Es decir, hacer una concientización sobre la situación de violencia laboral y si se detecta que se es víctima recomienda acudir a las autoridades correspondientes: a un jefe superior a aquél que funge como acosador, o bien al área de recursos humanos o a los sindicatos a plantear el problema.

En algunos casos, advierte el experto, es benéfico recibir ayuda terapéutica profesional para que se pueda mejorar la forma de afrontar el problema y asegurarse de que no sea un problema de percepción.

El trabajo no es solamente una forma para ganar dinero, forma parte también de los proyectos, del crecimiento personal y la realización de metas, por eso es importante cuidar que el ambiente sea un espacio adecuado para cumplir con todos los objetivos, lo cual empieza con el respeto hacia uno mismo.

Para saber más

Mobbing. Cómo prevenir y superar el acoso psicológico, de Marisa Bosqued Lorente. Editorial Paidós.

Violencia y acoso en el trabajo. Mobbing, de Jesús Felipe Uribe. Editorial Manual Moderno.

Para ver

Tierra fría. Dirige Niki Caro. Estados Unidos, 2005.

El diablo viste a la moda. Dirige David Frankel. Estados Unidos, 2006.

También podría gustarte
Comentarios