Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

No sé qué tiene… pero me gusta

No se que tiene pero me gusta

 

Qué es lo que hace que parejas como Romeo y Julieta, Marco Antonio y Cleopatra se enfrenten a tantas adversidades con tal de lograr estar juntas. ¿Por qué las parejas de todos los tiempos se dan a la aventura de vivir una relación? Algunas personas dicen que para no sentirse solas, otras porque creen en el amor, otras porque quieren formar una familia, etc.

En fin, existe una diversidad de factores involucrados. Sin embargo, no existe pareja que no enfrente alguna adversidad. A veces son de origen externo, como por ejemplo, que las familias de cada uno se odien entre sí, ser de diferentes culturas, mala relación con la suegra, etc. Algunas otras veces están vinculadas con el interior de la misma relación, es decir, diferentes formas de ser y de sentir entre los miembros de la pareja.

Por otro lado, existen personas que han enfrentado y experimentado en otras relaciones diferentes desilusiones, traiciones, rupturas y aún así, tienen la valentía de vivir la aventura una vez más.

La magia de la atracción de opuestos es un impulso poderoso que sustenta la razón por la cual alguien nos gusta. El opuesto nos atrae porque se convierte en una oportunidad para ser una mejor persona, para evolucionar y transformarnos.

La explicación es la siguiente: Cada uno de nosotros trae una información genética que rige no solamente nuestro fenotipo (apariencia), sino también funciones que no se ven, y que se expresan a través de nuestra personalidad en forma de acciones y estilos individuales de comportarse en la vida.

Existen cuatro dimensiones en la personalidad con dos extremos cada uno.
Las personas nacemos con una preferencia hacia uno de los dos extremos.

Las parejas suelen ser opuestas en estas dimensiones. Por ejemplo, por un lado las personas que son percibidas por los demás como reflexivas y a quienes les gusta pensar las cosas antes de hablar y por otro lado, las que tienen facilidad para hablar hasta con desconocidos. Éstos suelen verse llenos de energía, alegres y platicadores.

Generalmente el reflexivo se siente atraído por el platicador. El flechazo surge casi en el primer momento. El “reflexivo” percibe en su opuesto (el “platicador”) un aire de seguridad y atrevimiento para hablar, para reír, para decir cosas de manera fluida y espontánea. Mientras que el “platicador” se siente atraído porque le parece que su opuesto posee un aire muy interesante, con un misterio especial que resulta como una invitación a descubrir “qué hay detrás”.

No se que tiene pero me gusta

Claro que esto que al principio es motivo de atracción en las parejas, después se puede convertir en un asunto de inseguridad para ambos. Por ejemplo, el “platicador” puede ser visto como demasiado amigable con otras personas del sexo opuesto y ser considerado como una amenaza, o bien, el silencio del “reflexivo” puede ser tomado con desconfianza por parecer que “algo esconde y no lo quiere decir” o incluso como rechazo.

Estas inseguridades cumplen dos funciones: una, querer cambiar a la otra persona y convertirla en alguien que no es y dos, ayudar a equilibrar a la otra persona respetando su esencia.
La primera opción conduce a experimentar mucha frustración. La segunda conduce a una transformación en la cual el “reflexivo” logra expresar más de su mundo interno y el “platicador” a reservar energía para hacer introspecciones antes de tomar una acción.

En otras palabras uno aprende a ser más prudente y el otro más expresivo pero sin dejar de ser respetados en su forma de ser. La incomodidad de uno sirve para mover al otro hacia un equilibrio y viceversa.

La respuesta de por qué te gusta quien te gusta, es porque su esencia es completamente opuesta a la tuya y desde que lo ves “lo percibes” irremediablemente. La finalidad, en términos de especie, es que esa atracción asegurará la descendencia. En términos personales, te complementará. Y en términos de amor, esa persona te hará feliz porque es tu media naranja.

La razón es que tu opuesto es un maestro que te enseña a no ser tan extremista, porque te saca de tu área de confort para conducirte hacia un lado mucho más amplio y vasto. Porque te hace ser mejor persona, aunque durante la transición parezca todo lo contrario. Debido a que en el proceso estimula tu peor parte, porque te enoja que te saquen de tu comodidad.

Es importante entender por qué alguien te gusta, ya que esto te permitirá saber en cuáles dimensiones son opuestos, y así saber las tareas que ambos enfrentarán para cumplir la misión de cualquier relación de opuestos: UNIRSE y no permanecer divididos.

Hoy sólo pudimos ver una de las cuatro dimensiones. Trata de ver con cuál te identificas más, con la “reflexiva” o con la “platicadora”. Escríbenos.

También podría gustarte
Comentarios