No te quemes, evita la gastritis

0

La bacteria que provoca la gastritis crónica puede ser detectada mediante el estudio de una muestra de tejido. Nava indica que la gastritis asintomática no requiere tratamiento, mientras que en los pacientes sintomáticos el procedimiento médico se debe individualizar. En el caso de las gastritis con atrofia gástrica, conviene realizar un estudio del jugo gástrico.

La prevención apaga fuegos

Son muchas las cosas que se pueden hacer para “apagar” la gastritis, los médicos gastroenterólogos dicen que es bueno mantener un peso adecuado conforme edad, sexo y estatura, así como evitar el uso de ropa ajustada. En lo que toca a la forma de alimentarse, indican que se debe restringir el consumo de sal, pues es un irritante estomacal e intestinal.

Desde luego, si se desea mejorar la salud hay que dejar de fumar, pues se sabe que esta adicción hace más lenta la curación de la enfermedad y por último, se debe eliminar la automedicación, particularmente si el uso de antiácidos se hace frecuentemente necesario.

La modificación en la dieta es de utilidad limitada, algunos pacientes pueden disminuir los síntomas, las sugerencias médicas consisten en suspender tratamientos con antiinflamatorios no esteroideos (lo que no siempre es posible, por lo que hay que contar con la autorización del médico), además de evitar agentes lesivos para la mucosa digestiva como el tabaco, alcohol y café.

Las medidas clásicas son suspender comidas irritantes como las dietas condimentadas, las ricas en grasas y las picantes. Y algo extra es procurar disminuir el estrés y favorecer la relajación.

Recomendaciones médicas

Los expertos indican que hay que seguir la pista de la gastritis y otros males gástricos para evitar complicaciones, sugieren solicitar al doctor de cabecera una cita para observar la inflamación y la posible toma de una muestra (biopsia) para analizarla y determinar el origen del mal.

Por su parte, especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social señalan que es importante realizar un examen de sangre para determinar si existe faltante de glóbulos rojos, pues cuando el paciente sufre alguna úlcera derivada de la gastritis podría sufrir sangrados, que provocan la pérdida de dichos glóbulos y con ello, el desarrollo de anemia. En ciertos casos, también se analizan las heces fecales en busca de restos de sangre en las mismas, lo cual también es un signo de gastritis.

Sobre el tratamiento, generalmente incluye la toma de antiácidos y la recomendación de restringir el consumo de alimentos y bebidas que pueden agravar el cuadro; y si el origen es la Helicobacter pylori, se incluyen antibióticos.

Lo importante es que ante los síntomas ya descritos, se busque el apoyo médico y de ninguna manera se recurra a la automedicación. Es fundamental que sea el especialista quien determine el origen de la enfermedad y cómo tratarla; y que el paciente sea consciente de que se trata de una patología que, de no atenderse, puede dar paso a complicaciones tan severas como el cáncer de estómago.

Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar