Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Notas importantes sobre tus hijos

Los buenos modales nunca pasarán de moda.

Enseña a tus hijos a: pedir las cosas por favor, decir gracias, con permiso, a saludar y a despedirse, a pedir permiso, a sentarse correctamente, a ser amables y a contestar cuando les hablan. Los buenos modales son la puerta de entrada a la sociedad y además, les brindan seguridad a los niños.   Al borde de la fantasía Jean Piaget menciona que el juego simbólico es muy importante para los niños preescolares, disfrutan jugando a imitar a los adultos, es por eso que les encanta jugar a la mamá y al papá, se disfrazan: ellas poniéndose la ropa de mamá, los tacones, los collares, la bolsa y si las tienen a la mano, usan las pinturas de mamá; los niños usan corbata, zapatos, los anteojos y el portafolios de papá. También les encanta sentirse súper héroes. Si los niños son demasiado fantasiosos, los padres deben hacerles entender que no todo lo que se dice de los súper héroes es verdad, por ejemplo, aunque se pongan el traje de Superman no es posible volar. Recuerda que demasiada fantasía puede ser peligrosa.   La fuerza de la identidad paterna Muchas veces, los padres trabajan tanto que los hijos los ven muy poco y no poseen identidad paterna y masculina; o en ocasiones, esta identidad la toman del abuelo o el tío, que están más presentes en su vida. Sin embargo, algunos crecen sin ésta. Esto no sólo aplica con los hijos varones, sino también con las niñas; ellas, en una etapa de su vida (entre 4 y 7 años) son adoradoras de papá, es su ídolo y su príncipe azul, a veces dicen que se van a casar con él cuando sean grandes. Para los niños es igualmente importante la presencia de papá, pues representa la fuerza, la seguridad y también es su ídolo. Papá representa seguridad, equilibrio, bienestar, da sentido de pertenencia a una familia, así como el amor a mamá y a sus hijos.

¡Grrrr, estoy enojada! Los niños pequeños no saben manejar su enojo, hacen rabietas golpeando, aventando o pateando lo que tienen a la mano; en ocasiones, hasta muerden. Todo esto se debe a que poseen poca o nula tolerancia a la frustración y a que no saben verbalizar lo que desean, pues su vocabulario aún es muy pobre y lógicamente, el resultado es un gran estallido o explosión. Cuando estén más tranquilos y calmados, conversen con ellos, demuéstrenles que respirar hondo tres veces funciona y hace que nos calmemos.

También podría gustarte
Comentarios