Nuevos compañeros

Los aficionados a los perros somos, por lo general, amantes de todas las especies animales, por lo que no sería extraño que en algún momento pensemos incluir un nuevo miembro en la familia, ya sea un nuevo perro, gato, pájaro, hurón o hasta un hámster.
Esta decisión puede sonar tan sencilla como “me cuesta el mismo trabajo tener un perro que dos”, pero la realidad es muy distinta. Aunque bien es cierto que en los casos de animales de la misma especie, en tiempo que les vamos a dedicar sería casi igual, hay factores como la edad, el género, la especie, la salud y el carácter de cada animal, que debemos tomar en cuenta antes de llevar a una nueva mascota a casa.

Perros y gatos

Entre canes y felinos existe un problema de comunicación. Se trata de una mala interpretación del lenguaje corporal en cada una de estas las especies. A los perros les causa malestar el que los gatos se muevan con tanto sigilo y los gatos no comprenden la honestidad de movimiento
de los perros. Por ello, y para romper los estereotipos, es necesario que los animales convivan a temprana edad, que es cuando se establecen los patrones de comunicación en los cachorros; así el perro aprenderá que el gato no tiene nada que ocultar y no tendrá alguna razón para perseguirle.
Hemera/thinkstockPerro + perro

Los canes, como ya hemos visto, son animales de manada y en éstas establecen jerarquías. Por lo que al agregar un nuevo miembro de esta especie a la familia, ellos buscarán establecer quién es quién en la línea de mando. Ahora que si el nuevo perro es del sexo opuesto, no habrá tanta pugna, pues cada uno asumirá su rol de género. Por el contrario, si los dos canes son del mismo sexo buscarán de inmediato establecer quién es el líder sobre el otro. En estos casos, por el bienestar y seguridad de todos los involucrados, es recomendable que ambos animales sean previamente castrados o esterilizados para disminuir los efectos de las hormonas en la lucha de poder.
El primer encuentro de los dos perros debe ser en terreno neutro es decir, procurar que se conozcan en algún sitio seguro, que nuestro perro de mayor antigüedad no considere como propio y sienta la necesidad de protegerlo ante el extraño. Entre más gradual sea la presentación, mejor será para todos; de ser posible, reúna a sus perros en varias sesiones de juego en diversos terrenos neutrales, antes de introducir totalmente a la nueva mascota a su hogar.
Otro factor a considerar es el tamaño de los canes.
Es decir, un perro de raza grande puede llegar a lastimar seriamente a un perro miniatura.


Gatos + gatos

Los felinos son más independientes y territoriales que los perros, por lo que llevar un nuevo gato al hogar donde el otro ha sido dueño y señor durante mucho tiempo puede ser un gran reto; especialmente si el gato residente no ha convivido con otros gatos a lo largo de su vida. Una vez más, la recomendación es que se haga una presentación gradual, en la que el nuevo gato sea confinado a una habitación durante un tiempo y sólo se les permita olerse y percibirse a través de la puerta. Se sugiere alimentarlos al mismo tiempo, con la puerta de por medio. Una vez que este proceso se haga sin demasiado aspaviento, la siguiente fase consiste en confinar al gato residente a una habitación en la que él se sienta a gusto y seguro, como sería su recámara y permitir, por periodos cortos, que el nuevo gato comience a familiarizarse con su nuevo hogar. Usted debe acompañarlo durante estos recorridos. Después
de un tiempo, usted empezará a sentir que ambos felinos se sienten más tranquilos con la presencia
del otro, y podrá dejarlos convivir, primero durante la hora de la comida, a una distancia segura e ir alargando estos periodos. Estos procesos pueden llegar a tomar varias semanas y entre pasos seguramente habrá muchas demostraciones de enojo y territorialismo
que con el tiempo se irán suavizando.
Es importante saber que no todos los perros y gatos están destinados a ser antagonistas y no todos los animales castrados serán más fáciles de sociabilizar. En estos procesos no hay garantías, mantenga una mente abierta a las posibilidades, y ante todo prevea la seguridad tanto de sus animales como la de los integrantes de su familia.

También podría gustarte
Comentarios