Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Obesidad favorece Alzheimer

Hemera/ThinkstockDurante los últimos cinco años, han surgido evidencias de que muchas de las condiciones que aumentan el riesgo de enfermedad cardiaca, como obesidad, diabetes no controlada, hipertensión e hipercolesterolemia, también incrementan el riesgo de sufrir Alzheimer.

Un equipo dirigido por investigadores del Instituto Farber de Neurociencias en la Universidad Thomas Jefferson en Filadelfia y de la Universidad Edith Cowan en Joondalup, Australia, encontraron una fuerte correlación entre el índice de masa corporal y altos niveles de beta-amiloide. Se cree que ésta tiene un importante papel en la destrucción de neuronas y problemas cognoscitivos.

Lo que se ha descubierto

Los investigadores, tras estudiar a grupo de adultos obesos, encontraron correlación estadística significativa entre el índice de masa corporal (IMC) y los niveles de beta-amiloide. Ésta es una de las primeras tentativas para intentar descubrir en ambos niveles, patológico y molecular, cómo la obesidad aumenta el riesgo de contraer Alzheimer.

Una implicación de estos resultados podría ser que perdiendo el exceso de peso y manteniendo el adecuado, se reduciría la posibilidad de padecer ese tipo de demencia.

El siguiente paso consiste en dar seguimiento a los pacientes a largo plazo para ver cuántos desarrollan Alzheimer. Para ello, es necesario desarrollar un medicamento que sea efectivo en seres humanos para bajar la producción o la acumulación de amiloides, apunta el Dr. Gandy. Su equipo, por ahora, tiene fármacos con efectos prometedores en ratones, y los está probando en seres humanos.

Otros estudios

Asimismo, investigaciones del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) revela que las personas obesas de mediana edad tienen mayor riesgo de desarrollar Alzheimer al llegar a ancianos, pues de acuerdo con los especialistas, el exceso de peso está asociado a enfermedades cardiovasculares que, a su vez, podrían guardar relación con las demencias.

Los participantes del estudio sueco fueron estudiados en 1972, 1977, 1982 y 1987. Tras seguimiento medio de 21 años, 1,448 individuos de entre 60 y 79 años volvieron a ser examinados. Así, los investigadores descubrieron que esas enfermedades neurodegenerativas eran más frecuentes entre aquellos con un mayor IMC durante la mediana edad.

También podría gustarte
Comentarios