Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Orden en las finanzas, a cualquier edad se puede

Visualizar los retos y oportunidades que se presentan en cada década de la vida es esencial para establecer un plan financiero que nos acarree a través de todas ellas.

En tus 20´s

Recién comienzas en tu primer “trabajo real”, tienes una vida productiva por delante. Si estableces sanos hábitos de manejo de dinero, estos te darán frutos a lo largo de las próximas décadas.

  • Invierte en tu educación. Esta es una inversión que realmente te dará rendimientos.
  • Elabora una estrategia de inversión. Durante esta década arma un portafolios de inversión. Asegúrate de asesorarte por expertos.
  • Monitorea tus gastos. Establece un presupuesto semanal y adhiérete a él. Te sorprenderás cómo se suman e impactan tu habilidad para ahorrar.

Mantén tus deudas bajo control. Primero paga los adeudos que generen intereses más altos, y los financiamientos automotrices. Cubre siempre más del mínimo para tener ventaja sobre los intereses.

  • Establece una estrategia de ahorro inteligente. Aprovecha los años previos al matrimonio y los hijos, para ahorrar al menos un 10% de tus ingresos brutos (antes de impuestos).
  • Adquiere una póliza de seguro. Aunque a esta edad la posibilidad de la muerte o de una enfermedad discapacitante sean remotas, es importante formar antigüedad con la aseguradora.
  • Prepárate para formar una familia. Establece un fondo que te sirva para solventar gastos de parto y de un bebé.


En tus 30’s y 40’s


Durante estas décadas una variedad de prioridades compiten por los crecientes ingresos. El matrimonio, pago de hipoteca, los hijos y el deseo de un estilo de vida mejor puede llevar al ahorro al fondo de la lista.

  • Ahorra agresivamente. El tiempo sigue de tu lado. Considera incrementar tus contribuciones para tu cuenta de retiro a al menos entre un 12 y un 20 % de tu ingreso.
  • No abuses de tus ahorros. Tomar un “préstamo” de tu cuenta de ahorros no es la respuesta adecuada si requieres dinero extra. Toca ese fondo únicamente en caso de una verdadera emergencia.
  • Prepárate para las emergencias. Se recomienda guardar el equivalente a 6 meses de gastos de vida en un fondo al que puedas acceder de inmediato.
  • No coloques la educación superior de los hijos por encima de tus planes de retiro. Aunque es muy importante ahorrar para la educación superior de los hijos, no debe hacerse a costa del ahorro para el retiro. No podrás obtener un préstamo o beca para tu edad dorada, pero sí existen opciones para financiar los estudios.
  • Asegúrate. Si aún no cuentas con un seguro de gastos médicos, no esperes más para adquirirlo.
  • Aprende los “trucos” de la economía familiar. A medida que desarrolles tu rutina doméstica, incorpora la sabiduría de la generación de nuestros abuelos. Ellos tenían sus prioridades en orden. Preparaban la mayoría de sus comidas, preferían usar la bicicleta o caminar en vez de manejar y vivían de manera más sencilla.

En tus 50’s


A estas alturas, ya debes haber acumulado un sólido “colchón”. De no ser así, es imperativo que recuperes el tiempo perdido.

  • Ahorra agresivamente. Maximiza tus contribuciones a tu cuenta de ahorro para el retiro. Puedes ponerte al corriente si aportas lo más posible.
  • Calcula cuánto necesitarás para vivir cómodamente. Haz un cálculo realista para asegurarte que estarás cubierta cuando ya no puedas trabajar.
  • Haz planes para seguir trabajando. Una década más de trabajo te dará la oportunidad de aumentar sus ahorros.
También podría gustarte
Comentarios