Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Papá presente en la vida de su hija

Creatas/Jupiterimages/Thinkstock

Aunque tradicionalmente se piensa que la madre será el principal sostén de su hija, especialmente durante los años de la adolescencia, este concepto ha sido desmentido tanto por los estudios como por la experiencia de muchas familias.
Los padres modernos juegan un papel activo en la crianza, y no se conforman con ser relegados al papel de proveedores económicos, ni de participar a distancia en la vida familiar.

Padre ausente

Cuando un padre es pasivo, insensible y no se involucra en la vida familiar, la hija se pierde de valiosas lecciones respecto a las relaciones hombre-mujer. Está en riesgo de sentirse incómoda al hablar con niños y, más adelante, con jóvenes, quienes percibirán su contrariedad. La interacción entre padres e hijas establece una expectativa en cuanto al tipo de pareja que la chica podría elegir.

LA FORMACIÓN DE SU PERSONALIDAD

La relación de un padre con su hija tiene efectos en ciertos aspectos de su personalidad. Algunos de ellos son:

Respeto a sí misma. El padre es el primer hombre en la vida de su hija. Esta relación establecerá para ella los estándares en cuanto al nivel de respeto que un hombre y una mujer se deben, y simultáneamente influirá en el nivel de respeto que ella sienta por sí misma.

Identidad sexual.
La relación entre los padres es una de las influencias más poderosas sobre la identidad sexual de sus hijas. Es más probable que un hombre cariñoso, respetuoso e involucrado, genere hijas que valoren su propia feminidad y su rol como madres que uno que les falta al respeto continuamente.

Imagen corporal. La lucha de las mujeres con su imagen corporal comienza cada vez a edades más tempranas. La relación entre padres e hijas puede tener una influencia directa en desórdenes alimenticios como anorexia y bulimia en la adolescencia. Toma en cuenta que tu hija te necesita más que nunca durante estos años.

Asertividad. La relación padre-hija ofrece importantes oportunidades para aprender a negociar adecuadamente. Si tu hija aprende a defender sus ideas y a discutir de manera adecuada, tendrá un modelo de comunicación sano que podrá aplicar en sus interacciones diarias. Si eres respetuoso con tus argumentos (aunque no siempre los condones), le transmitirás confianza en sí misma y le enseñarás a ser asertiva. La inflexibilidad hará que tu hija experimente una sensación de impotencia, que se traduce en respuestas agresivas o defensivas.

Cómo fortalecer la relaciónCreatas/Jupiterimages/Thinkstock

1. No te conformes con el papel de observador. Aun los padres que tienen una relación cercana con sus hijas durante los primeros años, tienden a separarse a medida que las niñas llegan a la adolescencia. Involúcrate con tu hija y hazte imprescindible para ella desde hoy. Ello aumentará las posibilidades de que, al enfrentarse a algún dilema, tu hija busque tu consejo y no el de personas menos experimentadas, mal informadas o, incluso, malintencionadas.

2. Enfócate en lo importante. Como varón, es normal que el padre sienta que carece de elementos de referencia respecto a “lo que a las niñas les gusta”. Intenta encontrar algún terreno en común, como el amor por la música o la naturaleza.

3. Escúchala. Atiende las opiniones de tu hija e intenta apreciar su punto de vista, aunque no siempre concuerdes con él. Trata de ver el mundo desde
su perspectiva. Al escuchar a nuestros hijos es más probable que ellos, a su vez, nos escuchen.

4. Sé justo. Cuando los padres son excesivamente autoritarios, las niñas aprenden a rebelarse. Un padre extremadamente crítico convertirá a los hombres en el enemigo. Un padre justo y que escucha a su hija le hace ganar confianza y enorgullecerse de su propia opinión.

Una cita preventiva

Establece la costumbre de salir ocasionalmente con tu hija, a comer o a tomar un helado, durante los años anteriores a la pubertad. Convierte estas citas en un momento de convivencia en el que ella se sienta especial y obtenga su atención exclusiva. Utilízalas para disfrutar, compartir y fortalecer su vínculo, no para la corrección.

También podría gustarte
Comentarios