Parecerían pecados pero no lo son

Hemera/ThinkstockEstá bien que todos queramos evitar los desastres en la decoración de nuestro hogar y que busquemos que todo sea de buen gusto, pero quizás estas reglas deberían de romperse para atrevernos a tener un espacio más vivo.

Recámaras coloridas: apela a los colores de la naturaleza, ¡se llevan bien!, por ejemplo, el naranja con amarillo lo podemos ver en las puestas de sol y combinan de manera perfecta. No le tengas miedo a esta combinación. La clave está en no saturar, por ejemplo, coloca muebles blancos o una alfombra gris, eso restará el efecto brillante.Hemera/Thinkstock

Hemera/Thinkstock

Rayas con flores o cuadros no se llevan: esto puede ser cierto, si se hace con descuido. Pero si por ejemplo, elegimos un papel tapiz floreado con una alfombra rayada, una en tonos fuertes y la otra en claro, puede darle mucha personalidad a una sala amplia. O puedes combinar patrones en detalles como floreros o cojines.iStockphoto/Thinkstock

Recámaras monocromáticas para niños:
de algún lado salió que el cuarto de los chicos tiene que ser muy colorido, estampado o de colores pasteles, ¿pero qué pasaría si se decora con colores oscuros?

De hecho, se sabe que existe mayor estimulación mental gracias a los patrones y dibujos que al color, por lo que una decoración en gris o negro, con algunos detalles de cuadros, rayas o dibujos, además de un piso claro, pueden hacer el cuarto ideal para los niños.

También podría gustarte
Comentarios