Diferencias entre parto natural y cesárea

Parto natural

Es un procedimiento médico que consiste en tres diferentes etapas. La primera es la dilatación, la más larga y difícil, que radica en promover que el cuello del útero se dilate 10 centímetros, con el fin de comenzar la segunda fase: la labor de parto en sí, es decir, donde se presentan las contracciones más constantes, duraderas y dolorosas, acompañadas del momento de pujar para logra la expulsión del bebé. La tercera y última etapa es conocida médicamente como alumbramiento, en la cual, la mujer expulsa la placenta y las membranas que formaban la bolsa del líquido amniótico.

Riesgos de un parto vaginal

  • Que se prolongue, lo que puede causar infecciones en el canal del parto, deshidratación de la madre o sufrimiento fetal.
  • Desgarres, estos dependen de las características propias de la mujer como elasticidad y resistencia, así como del tamaño del bebé. Para prevenirlos se realiza una episiotomía, un corte en la entrada de la vagina que después del parto se sutura fácilmente, sin que eso conlleve un retraso en la recuperación de la madre.

Cuidados en el posparto

Mujer dando a luz
iStockphoto/Thinkstock

Cuando se realizó una episiotomía, la cicatrización de los puntos suele ser una de las molestias más comunes tras el parto. Algunos de los cuidados que se requieren son mantener la herida seca y aireada lo más posible para evitar infecciones, aplicar hielo envuelto en un paño limpio, o pedirle al ginecólogo un analgésico o pomada, para aliviar el dolor. Otro aspecto importante es tener una higiene meticulosa en el área afectada, lo cual incluye lavarse los puntos al menos dos o tres veces al día con agua y jabón antiséptico, usar compresas estériles y ropa interior de algodón que faciliten la transpiración.

Parto por cesárea

Se trata de una intervención quirúrgica que dura aproximadamente 45 minutos, y que consiste en realizar una incisión en el abdomen de la madre para cortar las capas de tejido hasta llegar al útero, extraer al bebé y después la placenta.

Actualmente la cesárea presenta poco riesgos para la mujer, no obstante, como toda operación quirúrgica no está exenta de posibles dificultades. Por ejemplo, la pérdida de sangre materna es mayor en relación a un parto vaginal, la herida en el abdomen hace que la recuperación sea más lenta. En algunos casos pueden producirse infecciones urinarias, de la herida o del endometrio, trastornos circulatorios o intestinales.

¿Cuándo es indispensable la cesárea?

Mamá bebé
iStockphoto/Thinkstock

1. Se realiza ante una emergencia como:

  • El nacimiento no evoluciona bien porque las contracciones se detienen o son ineficaces.
  • El bebé deja de descender por el canal del parto y los intentos de estimular las contracciones y reanudar el proceso no dan resultado.
  • Se detecta sufrimiento fetal.
  • Hay desprendimiento de placenta o esta se encuentra más abajo de lo normal.
  • El cordón umbilical se encuentra delante del feto, enredado en su cuello, o en otra parte de su cuerpo.

2. Se programa con anticipación en los siguientes casos:

  • Se trata de un embarazo múltiple, o de alto riesgo.
  • Existe desproporción entre el tamaño del bebé y la pelvis de la mamá.
  • La placenta obstruye la salida del útero, afección conocida como placenta previa.
  • La embarazada sufre ciertas enfermedades como preeclampsia o diabetes, o de transmisión sexual.
  • Si el bebé está sentado o tiene alguna discapacidad o padecimiento.

Cuidados posteriores del parto por cesárea

Es recomendable caminar lenta y progresivamente desde el primer día de la intervención para mejorar y acortar la recuperación. En el caso de sentir dolor, hay que solicitar al médico algún analgésico compatible con la lactancia. En cuanto a la herida, se debe lavar con agua y jabón neutro, desinfectar con antiséptico, secar bien y colocar una gasa estéril antes de la faja.

Datos del parto por cesárea en México

En México el número de cesáreas injustificadas ha aumentado año con año, siendo el país de Latinoamérica con una de las tasas más altas, superando así el porcentaje que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Las razones de este fenómeno son principalmente económicas ya que algunos seguros de gastos médicos no cubren el parto natural pero sí marcan dentro de sus tarifas las cesáreas. Además, otra situación es que al practicar un número elevado de cesáreas, ciertos doctores u hospitales invierten menos tiempo que en un parto vaginal y obtienen mayores ganancias.

También podría gustarte

Comentarios