Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Piel hidratada

Sin agua no hay vida, pero tampoco belleza. La mejor forma en la que puedes cuidar tu piel es empezar por asegurarte de que está hidratada. En otras palabras, que tu cuerpo cuente con agua y humedad suficientes para sus funciones vitales y, por tanto, que no tenga que recurrir a la que cotidianamente destina a tu piel.

Además del aspecto joven con el que cuenta la piel hidratada (recuerda que las arrugas aparecen en parte por la falta de humedad), beber agua también ayuda a eliminar las toxinas que están presentes en tu sangre. No descuides este hábito cuando hace frío: la humedad en tu piel es tu mayor defensa contra el aire helado y claro, contra el viento cálido, propio de la primavera y el verano.

Humectación total

La única forma de humectar tu piel, es lograr que absorba y conserve el agua. El reto es que… ¡la piel es a prueba de agua, así que no puede entrar por su superficie! Por esta razón, para cuidarla por dentro, bebe mucha agua; y para protegerla por fuera, “encapsula” la humedad aplicándote una crema hidratante.

Como parte de tu rutina diaria, sigue estos pasos:

 1 Antes de salir de tu casa, no olvides aplicarte crema hidratante (MARY KAY tiene excelentes líneas para todo el cuerpo) y termina con una neblina humectante, como Thermal Spring Water de AVÈNE. Es una forma sencilla para rehidratar tu piel a lo largo del día, ya que la neblina humectante no afecta tu maquillaje.

2 Bebe alrededor de 8 a 10 vasos de agua por día, combínalos con una dieta balanceada rica en vitaminas y minerales (o, en otras palabras, frutas y verduras, sobre todo, de hojas verdes).

3 Reduce tu consumo de alcohol, pues es un gran deshidratante. Si se te antoja consumirlo, asegúrate de beber un vaso de agua por cada copa de vino.

4 Nunca te vayas a dormir sin desmaquillarte primero. Dormir maquillada afecta la salud de tu piel e impide que se rehidrate apropiadamente. De nuevo, aplícate un tratamiento de noche que ayude a conservar la humedad de tu piel.

5 Recuerda que necesitas humectar tu piel por la mañana y por la noche, incluso, aunque tengas cutis graso o mixto. Si es así, prefiere los hidratantes en mousse o gel, BIOTHERM y LA ROCHE- POSAY y tienen buenas opciones para ti. Además, procura no exagerar con tu limpieza cotidiana; es difícil de creer, pero a estas pieles les basta con una limpieza por la mañana y otra, antes de dormir. Para ello, utiliza agua tibia y jabón neutro; o si el cutis se te irrita, emplea almohadillas astringentes.

Beber agua también ayuda a eliminarlas toxinas presentes en tu sangre

Tips para hidratarteiStockphoto/Thinkstock

* Si tu piel es grasa, modera el uso de jabones y cremas; si es seca, no abuses de los geles.

* No fumes. El consumo de tabaco provoca un envejecimiento prematuro de la piel, pues el contacto con el humo le hace perder elasticidad; y, con ello, su facilidad para mantenerse humectada.

* Usa protector solar todos los días.

* Los productos para usar por la noche suelen ser más espesos que los del día. La razón es que, mientras duermes, tu piel se renueva y aprovecha mejor la cantidad de nutrientes que contiene. Para elegirla, busca la opción indicada para tu tipo de piel.

* Si prefieres productos con ingredientes naturales, tus favoritos deben ser con aceite de almendras, coco, sábila y uva.

También podría gustarte
Comentarios