Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Pies lindos y ¡sexys!

Usualmente ponemos más atención al cuidado de la cara, del cabello y de las manos que a los pies, a pesar de que son una de las partes del cuerpo que más necesitamos.  Al cuidarlos no sólo mejoramos la apariencia de la piel y de las uñas, sino que prevenimos molestias, muchas veces insoportables: no hay nada peor que traer una uña enterrada, porque hasta en la cara se refleja el dolor. La atención que les das dice mucho de ti.

Tratamientos de lujo
Con parafina
Es un tipo de pedicure para piel reseca. Comienza por meter los pies en agua caliente, lo más que puedas soportar; esto es para abrir los poros y ayudar a que se absorba mejor la cera. Lentamente coloca la cera tibia, para dar tiempo suficiente a la piel de que se humecte.  Aplica varias capas para mantener por más tiempo la temperatura alta. Cuando tus pies estén cubiertos completamente, mételos en agua fría para endurecer la cera y que sea fácil de remover. Después de remover la parafina, tu piel se sentirá suave y tendrá una apariencia más joven.

Con sal y piedras de río
Lava tus pies con agua salada para deshacerte de cualquier impureza y revitalizarla. Después, prepara una solución de baño para sumergir los pies durante unos minutos, con el propósito de descansarlos y prepararlos para el masaje con piedras. Además de relajarte, te ayudan a mejorar la circulación y reducen cualquier tipo de herida que puedan padecer.
Una vez terminado el proceso de purificación y relajación, sigue con el procedimiento regular del pedicure, para remover las cutículas y darle forma a las uñas.

Con flores naturales
En algunos salones de lujo ya existe el pedicure lounge, que consiste en sumergir los pies en agua aromatizada y con flores naturales, que te relajan y suavizan tu piel. También te dan masajes desestresantes mientras escuchas tu música favorita. ¡Toda una delicia!

El kit perfecto
• Separador de dedos
• Palitos de naranja
• Crema removedora de cutículas
• Cortaúñas
• Lima de uñas
• Algodón
• Removedor de esmalte
• Esmalte protector
• Esmalte de tu elección
• Crema humectante

10 pasos para pies de 10
Si deseas hacerte el pedicure en casa, sigue estos pasos para conseguir resultados de experta:

1. Ten todas las herramientas a la mano y llena una tina de plástico de agua bien caliente.
2. Remueve cualquier tipo de esmalte que tengas y asegúrate de que no queden restos de barniz.
3. Sumerge tus pies durante 15 minutos en agua caliente con sal de mar disuelta.
4. Corta tus uñas y redondea los bordes con la lima.
5. Aplica un poco de crema removedora de cutícula y empújala cuidadosamente con el palito de naranja. Pero nunca la cortes, ya que es el sello para evitar infecciones en los pies.
6. Si tus pies se sienten duros, frótalos con piedra pómez para quitar la piel muerta o si lo deseas, puedes exfoliarlos si los frotas con azúcar y limón sobre los talones.
7. Sumérgelos de nuevo en agua caliente con la esencia tu aroma favorito.
8. Sécalos bien y ponte el separador de dedos.
9. Aplica una capa de esmalte protector y luego dos del esmalte de tu elección.
10. Deja secar por lo menos una hora antes de ponerte los zapatos.

Más sobre el pedicure

• La palabra pedicure proviene del latín pes, que significa pies, y de cura, cuidado.
• En la antigua China era común que las mujeres vendaran sus pies desde muy temprana edad para impedir que crecieran y así mantenerlos del menor tamaño posible. Para ser hermosas necesitaban pies delgados, suaves, simétricos, puntiagudos, doblados y lo más importante, ¡que no fueran mayores de 9 centímetros!

También podría gustarte
Comentarios