Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Pinta tus paredes

Si tu casa pide a gritos una redecoración, pero no cuentas con mucho dinero para hacerlo, dale un toque de color a las paredes interiores de tu hogar. Así le inyectarás más alegría, le darás mayor colorido y harás más acogedor el lugar en donde vives. Jupiterimages/Goodshoot/Thinkstock

Trucos de expertos

Para embellecer tu casa no necesitas a un experto, aquí te revelamos los trucos que utilizan los profesionales para crear un ambiente único y memorable. Lo primero, según recomiendan algunos especialistas de Home Depot, es saber escoger la pintura y el color, de acuerdo a la habitación que vayas a redecorar. La pintura de látex con base de agua es la más popular, porque es lavable, se seca rápidamente y el color se mantiene durante más tiempo. Si tu casa es antigua, se recomienda el uso de pintura mate, porque cubre mejor las imperfecciones. Sin embargo, si tu vivienda es nueva, utiliza pintura con brillo, está de moda. Para el cuarto de baño y la cocina es recomendable utilizar pintura resistente a la humedad. Y para los dormitorios, lo ideal es la pintura ecológica porque es anti-alérgica y no tiene un olor penetrante.

De colores…

La parte más divertida es elegir el color y lograr el tono que buscas. Para ir a la segura, busca orientación en la paleta de las principales marcas y en las combinaciones sugeridas. Pero también se vale usar una muestra de tela o de papel como guía que sugiera el color deseado, ya que la tecnología actual permite “copiar” el color. Debes tener en consideración la decoración general de la habitación, en especial el tapizado de los sillones y el tono de las cortinas, ya que tus paredes deben armonizar con éstos.

Una técnica muy utilizada es aplicar dos colores, es decir, usar un color neutro como base (como el crema o blanco) y pintar una pared clave con un color intenso para llamar la atención. Por ejemplo, pinta la pared de cabecera del dormitorio, la del sillón principal en la sala, la del pasillo o la que está de fondo en el comedor. Lo ideal es hacer varias pruebas antes de tomar la decisión final. De hecho, la mayoría de los fabricantes ya tienen disponibles kits que te facilitan esta labor. Cuando te decidas, deja secar un día entero y observa el color a distintas horas ya sea con luz natural o artificial, así tendrás una mejor idea de los cambios en las tonalidades.
Un consejo: si quieres probar con colores intensos, opta por la gama más clara del mismo, ya que una vez aplicado a toda la pared, el color tiende a oscurecerse.

La colorterapia

Estudios sugieren que más que ver el color, la gente lo experimenta. Por eso, para crear ambientes existe la clasificación de colores en activos o cálidos, que fomentan el positivismo y la creatividad, así como los pasivos o fríos, que ofrecen una sensación de paz y frescura. Los neutros trabajan muy bien para unificar y hacer transición entre espacios. La gama de blancos y cremas nunca pasa de moda; estos colores añaden serenidad al ambiente, pero tienden a ser aburridos. Los expertos utilizan diferentes tonalidades del blanco en habitaciones que reciben poca luz natural, además son recomendadas en casas o apartamentos pequeños porque dan la sensación de tener mayor espacio.
Si lo que buscas es sentirte cómoda en tu hogar, los tonos pastel son perfectos, porque son muy refrescantes y te relajan. Van muy bien para dormitorios, especialmente de niños. Los amarillos tostados o mostazas ofrecen un ambiente cálido y agradable; son luminosos y brillantes e inyectan energía, optimismo y alegría instantánea a tu estado anímico. Como fomentan la socialización, trabajan muy bien en la sala, la cocina y los cuartos de juego.

Lo que está de moda…

Si tus muebles son de madera oscura, escoge tonos ocres, naranjas y rojos. Recuerda que estos colores, como el terracota, van mejor en habitaciones grandes y con mucha luz porque las hace más acogedoras. Evita utilizarlos en dormitorios o zonas de trabajo porque oscurecerán el ambiente. Si vas a pintar los techos, opta por un color de la gama de los blancos, para dar una ilusión de mayor altura. Para crear una sensación de espacio, un truco que no falla es pintar los rodapiés en el mismo tono de las paredes y todas las puertas en blanco.

Pintor de brocha gordaiStockphoto/Thinkstock

Si ya escogiste los colores, ¡manos a la obra! Sigue la técnica de los profesionales. Primero pinta con una brocha las esquinas entre paredes y las áreas pegadas al techo, y continúa lo demás con un rodillo. Prepara bien la superficie antes de comenzar a trabajar, lija o rellena huecos y grietas y elimina pintura vieja para evitar que se desprenda. Lleva a un experto que te ayude a tratar las manchas de humedad y no olvides limpiar la superficie con un trapo húmedo para eliminar la suciedad antes de empezar a pintar. Utiliza un rodillo grande y grueso; aplica la pintura de arriba hacia abajo y de derecha a izquierda. Deja secar la primera mano tres o cuatro horas antes de aplicar una segunda capa. Si fuera necesario, ponle una tercera. Cuando termines te sorprenderás de lo que has podido hacer.

También podría gustarte
Comentarios