Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Placer extremo

Para empezar, debemos conocer nuestro cuerpo a través de tocarlo, sólo así podremos saber y descubrir que nuestro cuerpo es capaz de darnos placer, entender que la excitación es natural y que el orgasmo es provocado.
En una relación heterosexual dependemos de nuestra pareja para vivir esa experiencia maravillosa de orgasmos múltiples. Esto es,
que el hombre se conozca, se sepa controlar y no tenga eyaculación precoz o inmediata, he aquí la importancia de que nuestra pareja esté convencido de que la excitación es natural y el orgasmo (la eyaculación) es provocado.

Orgasmos múltiples: ¡ellos también pueden!
Nuestro hombre, que en la mayoría de los casos, no recibió una educación sexual, piensa que eyacular es natural (así se lo enseñaron), pero también puede, ser un multi-orgásmico. No cabe duda, como dice el Dr. Alfonso Ruiz Soto, de que “todos nuestros males estriban en la falta de conocimiento de nosotros mismos”. Nuestra pareja, nuestro hombre deberá pues, estudiar, conocer su cuerpo, controlar y vivir su sexualidad en conciencia, en amor hacia él y su mujer. Cursos y literatura existen muchos en el mercado, como un libro bastante esquemático, titulado precisamente
“El Hombre Multi-orgásmico” de Chia, Mantak, Abrams Arava
y Douglas (Ediciones Neo Person).
Este libro, otros más y un sinfín de cursos sobre el tema intentan demostrar que:
• Al igual que las mujeres, también los hombres pueden experimentar orgasmos múltiples y lograr ser multi-orgásmicos habitualmente.
• Aprendiendo a separar el orgasmo de la eyaculación, ya que se trata de dos procesos fisiológicos distintos, los hombres pueden convertir sus orgasmos momentáneos en incontables cumbres orgásmicas que se extienden por todo el cuerpo, sin perder la erección.
• Además de convertirse en unos amantes mucho más satisfactorios y excitantes, los hombres multi-orgásmicos disfrutarán de una renovada vitalidad y de mayor longevidad al minimizar la fatiga y la merma energética que produce la eyaculación.

¿Cómo ser un buen amante?
En verdad cuando un hombre se decide a estudiar y a conocerse a sí mismo, se convierte en un verdadero amante. Es difícil convencer a nuestra pareja para que estudie, se conozca a sí mismo, a su cuerpo, pero el verdadero desarrollo sexual de una pareja parte de este conocimiento; sin él, es estéril, sin él, no existe sexualidad.

Placer individual y de pareja
Cada persona es responsable de sus propios procesos de excitabilidad y por ende, de placer, pero no cabe duda de que el placer puede ser incrementado exponencialmente con nuestra pareja. En este punto cae una lógica aplastante: si hemos venido afirmando que para nuestro desarrollo sexual es de vital importancia conocer nuestro cuerpo, conocer el de nuestra pareja también lo es. Aquí te dirás “pues claro que conozco el cuerpo de mi pareja, siento atracción hacia él”. Efectivamente, pero en muchas ocasiones, no nos comunicamos con ese cuerpo, qué le gusta, qué le da mayor placer, qué siente y es que a veces, hacemos el amor mecánicamente, sin prepararnos para ello.

También podría gustarte
Comentarios