Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Planea el futuro, por si llegas a faltar

Trabajamos y vivimos con la intensión de estar siempre ahí para proteger y proveer a los nuestros, sin embargo no está de más hacer los arreglos pertinentes para tener una preocupación menos en caso de que lo inesperado sucediera. ¿Cómo hacerlo? ¡Fácil! Si dejas instrucciones claras sobre cuáles son tus intensiones para los bienes materiales que posees.

Testamento

En el testamento, una persona indica quién deberá hacerse cargo de cuidar y vigilar por los intereses de
sus hijos. Seguramente, si estás casado, tu cónyuge llevará a cabo las decisiones de los bienes que poseen
y cómo pasarán éstos a los hijos que tengan en común.

Pero en muchos otros casos, no es así. Ya sea porque estés casado o casada por segunda vez y tú o tu pareja, o ambos tienen hijos de matrimonios anteriores. En esos casos, debes asegurarte de que existen lineamientos claros sobre lo que deseas que se haga con respecto no sólo a las finanzas, sino también a la crianza y educación de los hijos. Comienza por definir quién le daría a tus hijos la mejor atención afectiva, moral y económica en caso de que faltes. Pregunta a dicha persona si estaría de acuerdo en tomar la responsabilidad de tutor o albacea y cuando haya confirmado que sí, aclara que cualquier efecto económico será heredado por los chicos y que su papel será asegurar que estos recursos lleguen a ellos. Es importante que el testamento sea redactado y firmado ante Notario Público y con la firma de testigos para darle la seriedad y el respaldo de la ley.

Hazles la vida más fácil
Verifica si tus cuentas de cheques, ahorros, inversión, etc, indican un beneficiario en caso de muerte. Tú puedes designar a quien mejor te parezca, lo importante es que la persona lo sepa y pueda reclamarlos en caso dado. Es importante que los datos de dicha persona aparezcan tal cual están en su identificación oficial.
Revisa periódicamente los beneficiarios de tus cuentas. Haz copias para entregar a los beneficiarios o para el tutor que has seleccionado. Haz un plan de sucesión para tus activos de AFORE o Retiro.

En el caso de cuentas de inversión conjunta en la que ambos cónyuges tienen los mismos derechos y en caso de muerte de uno de los titulares, los fondos pasan a posesión del sobreviviente. También puedes definir que si ambos fallecen, los fondos pasen a manos de un tercer beneficiario. Si tienes una caja de seguridad en un banco, asegúrate que alguien de tu completa confianza posea acceso a ésta, de modo que no se necesite seguir todo el procedimiento requerido para abrir una caja de éstas en caso de fallecer el propietario. Verifica también que tus sobrevivientes sepan dónde buscar la documentación de todos estos activos. Si tienes cuentas a las que sólo accedes por Internet (paperless), prepara un listado de códigos de acceso y claves que puedas guardar en un lugar muy seguro.

Si tienes un seguro de funeral o un plan prepagado de cementerio, hazlo saber. Si ya has hecho todos los arreglos, sólo tienes que comunicárselo a alguien.

Fideicomiso
Independientemente de que vivas o no, puedes considerar la opción de crear un Fondo Fiduciario para tus hijos. Para ello necesitarás contratar los servicios de una institución financiera que te ayude a redactar el documento legal y a administrar el fondo. A través de esta figura jurídica puedes estipular las condiciones en las que se puede disponer de ciertos bienes como sería cierta cantidad de dinero para que tus hijos asistan a la universidad o el usufructo de alguna propiedad una vez que hayan alcanzado la mayoría de edad o hayan cumplido con los requisitos que consideres pertinentes.

El fideicomiso es una vía muy útil para ahorrar para uno de los gastos más grandes que harás en tu vida, y así asegurar la educación de tus hijos.

Cimentar el bienestar económico de tus seres queridos —lo cual incluye desde adquirir un seguro de vida, hasta diseñar un plan sucesorio o adquirir un plan de servicios funerarios— puede ser una tarea intimidante. Es una decisión en la que participan los sentimientos; sin embargo, con tantos aspectos a considerar, es importante comenzar ya.

También podría gustarte
Comentarios