¿Por qué le atraes a un hombre?

Hemera/Thinkstock¿Por qué, entre miles de personas, nos llama la atención alguien específico? ¿Qué es lo que hace latir nuestro corazón? ¿Qué nos provoca rechazo?

Podemos conocer al hombre o a la mujer perfecta, a esa persona con la que “creemos” que todo funcionaría muy bien; no obstante, si no sentimos esa “química”, la chispa no prende.

Para los psicólogos, y para la mayoría de nosotros, este concepto intangible e inexplicable, que desafía las leyes de la naturaleza, es difícil de definir. ¿Qué es? ¿Cómo se mide?

El “mapa del amor”
El doctor John Money, pionero en la investigación sobre sexualidad humana, llama “mapa del amor” a lo que conocemos como química sexual. Se refiere a un mosaico inconsciente de características, factores situacionales, físicos, emocionales y espirituales, que dictan las cualidades que necesita tener nuestra posible pareja ideal.

De acuerdo con Money, los niños empiezan a desarrollar su mapa del amor entre los cinco y los ocho años. La relación con los padres y el ambiente tienen un gran impacto. Por ejemplo, uno se acostumbra a la tranquilidad o al ritmo acelerado de la casa, a los valores que mamá ha inculcado, a cómo se ríe papá, cómo camina o huele. Cosas tan sencillas como si una niña admira en su papá la habilidad de arreglar todo lo que se descompone en la casa, esto deja una marca profunda. Es muy probable que, en este caso, el día de mañana, esa niña se sienta atraída por hombres que tengan las mismas características. Está dentro de su propio mapa del amor. Pero si la relación con los padres no fue buena, buscamos lo opuesto a ello. Asimismo, cualidades de temperamento, de familiares o amigos que de chicos admiramos, ayudarán a formar el patrón de lo que nos atrae y lo que rechazamos. Conforme crecemos, nuestro primer encuentro amoroso completa ese mapa del amor y, así, vamos creando la imagen prototipo que buscamos: rasgos físicos, complexión, actitudes y demás; así como escenarios, tipos de conversación y actividades que nos estimulan.

Los 3 tipos de relaciones
1. La aventura
2. La “por ahora está bien”
3. El matrimonio

Según el tipo de relación que deseamos establecer, nos atraen distintas cosas. En cada relación buscamos valores totalmente diferentes. Sin embargo, mucho antes de que nos encontremos a nuestro “amor” en el salón de clases, en el centro comercial o en la oficina, ya habremos enlistado en nuestra mente los requisitos básicos. Entonces, cuando te topas con alguien que reúne más o menos las características idealizadas de tu propio mapa del amor, es fácil que te enamores.
De hecho, una de las formas para garantizar un amor duradero es que llene, en lo posible, tu mapa del amor. Aun así, es común encontrar que él o ella se desvíen del ideal. Lo curioso es que hacemos a un lado todas las inconsistencias para engrandecer nuestra propia construcción. Por eso dice Hence Chaucer que: “El amor es ciego”.

En busca del ideal
El mapa del amor va cambiando con la edad, pero hay ciertas cosas en su estructura principal que nunca cambiarán. ¿Cuáles son las razones por las que el amor se enfría? Una de ellas es que, al excavar las características de personalidad del “ideal”, te das cuenta de que la persona no era lo que querías. O bien, descubres que hay cosas que faltan en tu mapa del amor y no encuentras algo que te conecte con tu supuesta pareja perfecta.

Los mapas del amor varían de una persona a otra. Algunas se sienten atraídas por un traje formal o un uniforme médico, tal vez unos senos pronunciados o unos pies chiquitos. A lo mejor a ti te puede atraer su voz, la forma en que se ríe, su paciencia, su espontaneidad, su sentido del humor, sus intereses, sus aspiraciones, su carisma, en fin… Tanto las obviedades como las sutilezas trabajan para hacer a una persona más atractiva que la otra. Qué cierto es que todo es según el color del cristal con que se mira.
Dice Carl Jung: “En el encuentro de dos personas, como en el contacto de dos sustancias químicas; si hay una reacción, los dos se transforman.” Así es el amor, así de inexplicable y mágico. Aunque no sepamos a ciencia cierta en qué consiste ni cómo se establece, es indudable que modifica nuestra vida.

También podría gustarte

Comentarios