¿Por qué llora mi bebé?

¿Qué hacer si comienza a llorar?

Cárgalo. A muchos padres se les ha dicho que dejen llorar al bebé, ya que cargarlos es como premiarlos por su “mala conducta”. Otra variante de esta teoría dice que los bebés “se echan a perder” si se les carga con frecuencia.
Los recién nacidos no se “portan mal”: al llorar se están comunicando de la única forma en que la naturaleza les permite. Imagina cómo te sentirías si no pudieras hacer nada por ti misma y tus gritos de ayuda no fueran atendidos.
Un bebé cuyo llanto no se responde no se convierte en un “buen” hijo (aunque puede volverse más callado): se convierte en un niño desmotivado. Él o ella aprenden que no pueden comunicarse, ni confiar en que sus necesidades serán satisfechas.

Reconocer el llanto
iStockphoto/Thinkstock

El pre-llanto y la primera etapa del llanto tienen cualidades que promueven el vínculo entre madre e hijo. Muchos expertos recomiendan que el bebé duerma en una cuna junto a su madre en el hospital, para fomentar el establecimiento de la sincronización entre ambos. Ella reconocerá los sonidos que anteceden al llanto y podrá atender al bebé incluso antes de que comience a llorar; de esta manera descifrará las señales y responderá apropiadamente a cada una de ellas.
También se ha descubierto que los recién nacidos que comparten habitación con su madre lloran menos, mientras que ellas exhiben mayor madurez en sus habilidades para lidiar con sus pequeños.
Alrededor de los 3 meses de edad su llanto es más fácil de interpretar. Distintos sonidos reflejan distintas necesidades y requieren respuestas diferentes. El llanto que suena como una “alerta-roja” es una solicitud de que se le cargue y atienda inmediatamente. Los llantos inquietos pueden ameritar que se le responda desde la habitación contigua. Nota las pausas de anticipación de su llanto con las que él te está comunicando que espera tu respuesta y, si no lo entiendes, protestará.

Las primeras semanas

En ocasiones, un bebé que estaba bien de pronto comienza con un llanto inexplicable e inconsolable. Antes de correr al teléfono para llamar al médico, revisa estos síntomas:

• Descarta un problema médico de emergencia. Las dos señales de alerta son vómito persistente y palidez generalizada. Si estos síntomas no están presentes ni el bebé parece enfermo, no necesitas llamar al médico.
• Descarta un problema derivado de la dieta. ¿Has introducido algún alimento nuevo en su dieta? Si estás lactando, ¿has ingerido algún alimento que produzca gas? Podría estar sufriendo de cólico o de una alergia alimenticia. Si no detectas ninguna causa médica o alérgica para el llanto, tal vez sólo esté molesto: intenta colgarte al bebé en un “canguro” y salir a caminar, darle pecho o brindarle un masaje en el abdomen.

Soluciones rápidas

Hambre-sed. Solución: Ofrécele su botella, el pecho o alimentos sólidos.
Incomodidad (calor, frío, molestias físicas). Solución: Quita o agrega una capa de ropa; desvístelo, busca rozaduras, piquetes, irritaciones de la piel.
Necesidad de afecto físico. Solución: Abrázalo, arrúllalo, mantenlo cerca de tu cuerpo mientras realizas tus actividades.
Pañal sucio o mojado. Solución: Cámbialo.
Dolor, enfermedad, fiebre. Solución: Busca signos de alguna herida o enfermedad, tómale la temperatura y llama al médico si es necesario.

También podría gustarte

Comentarios