Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

¿Preocupado por el dinero? Parte 2

4. Recupera la perspectiva. Hay poco o nada que puedas hacer para evitar el quiebre de la economía de un país extranjero o la baja de los mercados globales. Pero lo que si puedes hacer es concentrarte en tu micro-economía y tomar decisiones de compra inteligentes, vigilar el consumo cotidiano y no caer en ahorros malentendidos, aquellos en que sacrificamos calidad por precio, incurriendo en gastos mayores a largo plazo.

5. Reconoce tu papel. Si tomaste decisiones financieras cuestionables, culpar a los demás o lacerarte no te ayudarán en absoluto. Comprende las razones por las que tomaste la decisión. Si puedes, resuélvelo, y si no, suéltalo.

6. No cortes todo. Si recortas todos tus gastos discrecionales con el objeto de disminuir las amenazas a tu presupuesto, introducirás un nuevo estresor: la escasez, que genera más ansiedad. Aprende a vivir dentro de tus posibilidades y a darte lujos que te puedas permitir.

7. Gastos que valen la pena. En ocasiones, hace falta gastar dinero para ahorrarlo. Una forma fácil de ahorrar energía y agua, por ejemplo, es hacer cargas completas en la lavadora. Pero a media semana, los niños ya no tienen calcetines o ropa interior. Antes de cargar a la mitad tu lavadora, es mejor comprar prendas adicionales para toda la familia y espaciar las fechas de lavado. Destina tu dinero a bienes que disfrutarán y no a pagar facturas de agua y electricidad

8. Despréndete. Suena contra-intuitivo, pero desprendernos de nuestro dinero cuando nos sentimos apretados puede ser una extraordinaria terapia. Visita un refugio para indigentes o para niños de bajos recursos, y veras cuán afortunado eres. Contribuye con recursos o trabajo.

9. Examina tus motivaciones. El fundamento más frágil de la autoestima es el dinero. Intenta basar tu auto-concepto en virtudes como el valor, la disciplina, la integridad y generosidad, que son más perdurables que el dinero.

10. Dispendio o ahorro. En los momentos en que sentimos amenazado nuestro patrimonio, independientemente si se trate de una amenaza realista o no, se detona el impulso de gastar o de acumular. En caso de una verdadera crisis económica debemos ir en contra de nuestro temperamento para tomar las decisiones adecuadas.

Efectos en la salud

La ansiedad en torno al dinero puede afectar la salud negativamente de varias maneras, como con conductas poco sanas, la disminución del presupuesto para el autocuidado o la pérdida de sueño. Sin embargo, existe el Síndrome de Ansiedad Financiera que es muy distinto a las preocupaciones económicas corrientes. Es importante que detectes si lo sufres, pues su tratamiento puede requerir medidas más específicas, recomendadas por un sicólogo y/o siquiatra, además del consejo de un experto que te ayude a retomar el control de tus finanzas.

  • Preocupación, pánico o miedo extremo en relación con la situación
  • Pensamientos repetitivos o recuerdos de experiencias traumáticas
  • Pesadillas o insomnio
  • Pies o manos sudorosas y frías
  • Dificultades para respirar
  • Palpitaciones

Si sufres de alguno de los síntomas del desorden de ansiedad, deberías considerar buscar ayuda profesional.

También podría gustarte
Comentarios