¡Protege tus ojos!

Valueline/ThinkstockAhora sí podemos decir literal y figurativamente que la oftalmóloga Yara García Álvarez, médico en el Instituto de Oftalmología “”, nos va a “abrir los ojos”, al decirnos qué hacer para tener una buena salud ocular.
Lo más peligroso para los ojos es automedicarse, nos dice la especialista: “Esto es algo muy frecuente que vemos en consulta. Una persona siente una molestia e inmediatamente usa remedios caseros en vez de consultar a un oftalmólogo. Sólo ven al médico cuando ya tienen un verdadero problema”. Desafortunadamente, muchas enfermedades de los ojos se manifiestan hasta que ya están muy avanzadas.
Otra acción verdaderamente mal hecha es no poner suficiente atención en el cuidado de los ojos. Vivimos en ciudades con mucha contaminación que provocan resequedad en los ojos y no nos damos cuenta de que el ojo seco es susceptible a infecciones que fácilmente se vuelven crónicas. Entonces, las personas se automedican o usa medicamentos que no sólo no curan, sino que –al contrario– empeoran la irritación, poniendo en peligro la vista.
Hay un dato interesante que nos da la doctora: “Muchas personas no se dan cuenta de que ven mal, porque están acostumbradas a ver así y creen que eso es lo normal. Por ello es siempre una ayuda consultar a un especialista para saber en qué estado se encuentran los ojos”.

Ante la computadora
Todos los que usamos una computadora debemos entender que cuando sentimos que los ojos arden, se ponen rojos y se secan, no se debe a las radiaciones de la pantalla como se cree. Lo que pasa es que al estar mirando el monitor de la computadora o la pantalla del televisor y poniendo atención a lo que se está viendo, los ojos se mantienen firmes casi sin parpadear y se secan. Por ello, lo que se debe hacer es usar una buena lubricación en los ojos.

Para lograrla, lo más adecuado es usar gotas que contengan glicerina o que tengan un componente de ácido hialurónico. Hay de muchas marcas y de muchos precios, pero se debe ver a un oftalmólogo para que revise al paciente y le diga cuál es la indicada para cada quien.

Aprende a ponerte las gotasiStockphoto/Thinkstock
Al ponerte las gotas que el oftalmólogo te haya recomendado, mírate al espejo para que el frasquito no toque el lóbulo y se contagie el medicamento. Son cosas que parecen tener poca importancia, pero no es así. Pon atención al dejar caer la gota en el ojo. Después de ponerte las gotas, debes mantener el ojo cerrado 5 minutos para que el parpadeo no empuje la gota por el lagrimal, pues de allí baja por la nariz y es poco lo que penetra al ojo como debe ser.

Limpieza absoluta
Es importantísimo nunca tocarse los ojos sin haberse lavado las manos. Cuántas cosas tocamos durante el día, así es que si no aprendemos a lavarnos las manos con una técnica correcta, es muy fácil pasarnos gérmenes o microbios de otra parte del cuerpo a los ojos. Un ejemplo muy común es limpiarnos la nariz y luego, sin un lavado profundo de las manos, tocarnos los ojos.
Hay una técnica correcta para el aseo de las manos, nos explica la Dra. Yara García: “Hay que usar jabón, frotarse el dorso de las manos hasta la muñeca y entre cada uno de los dedos, también la palma de las manos y al final, la punta de los dedos. Se debe enjuagar todo bajo el chorro de agua para abarcar desde la punta de los dedos hasta el final de las manos. Frecuentemente vemos que la gente se limpia la nariz con un pañuelo desechable y lo guarda. Más tarde, con ese mismo, sin pensarlo, se limpia los ojos. Créanme: eso pasa frecuentemente. No se dan cuenta de que están contagiando el ojo con alguna bacteria”.

Cuidado con la cortisona
“En el hospital nos damos cuenta de que en algunas farmacias se atreven a recetar gotas con cortisona. Hay pacientes que se autorecetan porque la cortisona les deja el ojo bonito, lo blanquea; pero los lleva a presiones intraoculares altísimas. Por eso, siempre estamos batallando para que la gente no se autorecete. También se ponen gotas de manzanilla aunque eso ya no se usa desde hace mucho tiempo, pues puede provocar alergias”.

Más información:
Instituto de Oftalmología “Fundación Conde de Valencia”: Chimalpopoca 14, Col. Obrera, México DF • 54.42.17.00

También podría gustarte

Comentarios