Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Purifícate con calor

Con un baño normal se obtienen varios beneficios dentro de los cuales están la exfoliación natural y la limpieza de los poros de todo el cuerpo.

Desde hace siglos se han buscado formas para aprovechar al máximo esta experiencia, sólo subiendo un poco la temperatura ambiente. El contraste de este calor con el frío repentino tiene otros beneficios, estimula la buena circulación, y estimula la psique, despertándonos de cualquier desvelada.

Vapor – calor húmedo

El baño vapor utiliza el agua evaporada gracias a las altas temperaturas y la humedad dentro del cuarto, que supera el 100%. En promedio, maneja una temperatura de 50° C. Es de origen árabe.

Sauna – calor seco

El calor seco del sauna emana de unas piedras dentro del cuarto y suele superar la temperatura del baño vapor, alcanzando hasta 65° C., su humedad es mucho menor, entre 10% y 25%.Su origen proviene de Finlandia.

Deliciosos beneficios

• Gracias a la sudoración, se eliminan toxinas.
• Se limpian los poros, porque se abren.
• La circulación mejora por la vasodilatación.
• Se purifica el cuerpo.
• Las vías respiratorias se aclaran.
• Se relajan los músculos y alivia reumatismos.
• Disminuye el estrés.
• Se regula la tensión arterial.
• Las molestias menstruales y de menopausia se alivian.

Tips para vapor y sauna

• Es ideal hacer dos sesiones de 10 a 20 minutos, con duchas frías entre ellas.
• Es recomendable no entrar más que con una toalla para ponerla en la superficie en la que nos recostaremos.
• Si se apaga la luz y se procura silencio, mejorará el descanso.
• Los pies se sentirán como nuevos si se elevan y se recargan sobre una pared.
• Para mayor relajación, se sugiere mezclar con aromaterapia.
• Se puede desprender algún aroma a eucalipto para hacer más fuerte el efecto que ayuda a combatir los padecimientos respiratorios.
• Se pueden realizar estos baños entre una y dos veces a la semana.
• Es importante recordar que con ambos baños se eliminan líquidos, pero NO SE BAJA DE PESO. De hecho, después se deben tomar dos vasos de agua.
• Al salir se debe continuar con un momento de relajación para cerrar con broche de oro la experiencia.
• Evita a toda costa quedarte dormida, ya que puede ser peligroso exceder el tiempo recomendado.

Aguas con el calor

• Espera de 2 a 3 horas después de la comida.
• No hagas ejercicio dentro del sauna o vapor; incluso hablar mucho puede agotarte en exceso.
• No uses joyas u objetos de metal en tu cuerpo.
• Evítalo si padeces alguna infección.
• No es para mujeres embarazadas.
• Se sugiere abstenerse si se tienen padecimientos de la presión, ya sea alta o baja; antecedentes de infartos al miocardio o cualquier otra enfermedad cardiaca; así como antecedentes de eventos cerebro vasculares (infartos cerebrales) o problemas neurológicos.

 

 

También podría gustarte
Comentarios