¿Qué es la Bioenergética?

De acuerdo con la bioenergética, rama psicoterapéutica nacida en el decenio 1950-1960, un ser humano saludable es aquel que posee fuerza vital, la cual circula de manera adecuada por su organismo debido a que tanto sus pensamientos como su funcionamiento orgánico son apropiados. Esta terapia sostiene que los seres humanos no son sólo un cuerpo material, sino un sistema de energías sutiles que se manifiesta a través de sus aspectos mental, emocional, físico y espiritual, mismos que al alterarse dan pie a malestares diversos, como problemas cardiovasculares, degenerativos, digestivos, nerviosos, anímicos o el cáncer, los cuales están directamente relacionados al mal manejo de tensión, hábitos inadecuados y pensamientos autodestructivos.

El fundamento de la terapia

La bioenergética fue creada por el estadounidense Alexander Lowen a partir de los trabajos realizados por su maestro, el neuropsiquiatra alemán Wilhelm Reich, quien consideraba que todo ser vivo es un sistema energético con una “pulsación” propia, por lo que toda enfermedad, en mayor o menor grado, sería una alteración del ritmo  y funciones básicas del organismo. Por ello, cuando se presenta un suceso traumático en la vida del individuo no sólo aparece un problema a nivel emocional, sino que se da un bloqueo en las corrientes energéticas a la vez que el cuerpo “guarda” el recuerdo del hecho, manifestándose como padecimientos reiterativos (dolores estomacales, enfermedades en vías respiratorias) o problemas como irritabilidad y falta de concentración.

La propuesta

Esta disciplina propone una terapia que actúa de manera simultánea en dos vertientes: una verbal, para lograr que el paciente reflexione sobre su problemática, creencias y actitudes que lo han llevado a enfermarse, y una de desempeño físico, que elimine tensiones, rigidez, falta de expresión corporal y baja satisfacción por vivir. Por ejemplo, es casi imposible para una persona deprimida superar su problema sólo con tener pensamientos positivos, debido a que su nivel de energía es bajo y no tiene manera de sostener su esfuerzo. Por esta razón, el especialista en terapia bioenergética procurará que su paciente, además de analizar su situación desde una perspectiva racional, incremente su fuerza mediante ejercicios de respiración profunda, de meditación u otras para favorecer la descarga de sentimientos.

 

También podría gustarte

Comentarios