¿Qué hacer si tu hijo no quiere hablar?

Pixland/jupiterimages/thinckstock.Algunos adolescentes nunca comparten sus sentimientos. Su modo particular de ver la vida no les permite hacerlo. Que esto suceda no significa que los padres hayan fracasado. Sencillamente quiere decir que el adolescente ha tomado una decisión que debe ser respetada. Aunque la mayoría de los adolescentes comparten sus sentimientos cuando sienten que son aceptados, es posible que ustedes tengan que crear o reconstruir la confianza mutua para lograr una relación que admita el diálogo. Por ello, debes tomar la iniciativa.

Para alentar la comunicación

1. Haz una suposición sobre los mensajes no verbales. Cuando veas una sonrisa o una cara enojada, haz un comentario: “Pareces contento por algo. Parece que estás enojado”. Si el adolescente no desea comunicar su problema, podría negar el sentimiento: “No, no estoy enojado, sólo estoy pensando”. Cuando esto suceda, acepta su respuesta y prueba más adelante.
2. Pide comentarios. Puedes preguntarle a tu hijo cómo le fue, qué le interesó, qué piensa. Es muy posible que responda: “Muy bien, bien, no sé”. Éstas son formas de decir que prefiere no hablar. Respeta su decisión y continúa mostrando interés en otras ocasiones.
3. Sirve de modelo. Comparte tus sentimientos sobre las cosas que te suceden; no esperes que sólo el adolescente comparta sus experiencias. Limita tus comentarios a terrenos no conflictivos. Así le demostrarás que es bueno compartir sentimientos.
4. Retírate a tiempo. Un adolescente puede aprovechar sus problemas para derrotar a sus padres y probar que no son capaces de ayudarlo. Si cada vez que tu hijo tiene algún problema terminan en pleito, es señal de que debes retirarte. Hazle saber que es mejor que hablen más tarde cuando los dos estén más calmados.
5. Dale atención cuando no la espere. Es importante darle atención al adolescente cuando no la espera. Si notas mejoras en las calificaciones, aspecto físico o responsabilidad, haz un comentario: “Parece que has estado trabajando mucho en química”.

Cuando hables con tu hijo, observa lo siguiente:

· Rumbo: No olvides que eres la madre o el padre.
· Ritmo: Haz un balance entre la autoridad y la libertad del chico.
· Modo: Transmite seguridad. Sé respetuoso y evita las ofensas.

También podría gustarte

Comentarios