Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Que las agruras ya no sean amargas

Su causa es simple: un malfuncionamiento del cardias, la válvula que está en la unión entre el esófago y el estómago, y que normalmente evita que los ácidos del estómago se regresen y quemen la mucosa esofágica.

Un músculo débil
Como todo músculo, el cardias debe tener un tono apropiado, es decir, ser lo suficientemente fuerte y flexible para abrirse y cerrarse por completo. Cuando se debilita, el bolo semidigerido se regresa hacia el esófago y provoca esa sensación de quemazón que también se conoce como reflujo gastroesofágico o RGE. Entre sus múltiples causas físicas está el estrés, ya que el sistema digestivo es un “órgano de choque” en donde inciden todas las angustias y presiones. Las agruras también pueden deberse a la presencia del Helicobácter Pylori, una bacteria dañina y persistente que causa la mayoría de los casos de úlcera en el mundo.

Cuida tu alimentación
Por otro lado, la alimentación también puede desencadenar episodios severos de reflujo. Por ejemplo, las comidas grasas, el chocolate y la pimienta disminuyen la presión del cardias, mientras que los cítricos, los jugos ácidos, el café y el alcohol irritan la mucosa esofágica. Cuando el RGE es crónico puede causar dolor y ardor en la faringe, problemas de encías, mal aliento, trastornos respiratorios y asma, debido a la oclusión de las vías respiratorias. Si no es tratado, puede ocasionar esofagitis crónica, deformidades esofágicas, faringitis crónica, neumonía por broncoaspiración, crisis asmáticas y cáncer de esófago.

Algunas medidas concretas para evitar o disminuir el reflujo son:
• Elevar 15 centímetros la altura de las almohadas o, si es posible, de la parte superior de la cama, para no dormir en una posición horizontal.
• Dejar de fumar y de consumir bebidas alcohólicas.
• Reducir el consumo de grasas.
• Tomar la última comida una o dos horas antes de acostarse.
• Bajar los kilos de más.
• Comer menos.
• Evitar alimentos irritantes como hierbas aromáticas, tés, jugo de tomate y jugos cítricos, así como comidas picantes o muy condimentadas.

Si los síntomas no desaparecen se puede realizar una operación, llamada cirugía de Nissen. Es rápida y eficiente, y suele hacerse por endoscopía.

También podría gustarte
Comentarios