Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Que nada te detenga

Inicia otro año y con ello tenemos una nueva lista de propósitos. Sin embargo, la mayoría de las veces esos proyectos se quedan en el papel y nos falta voluntad para llevarlos a cabo.

Miriam Camacho Valladares, académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que cada que termina un ciclo, los seres humanos tenemos necesidad de renovarnos y empezar otra vez. Entonces, ¿por qué nos cuesta trabajo concretar lo que nosotros mismos nos imponemos como metas?

Si cada inicio año revisas tu lista y te das cuenta que varios de tus propósitos los vas “arrastrando” desde que los flecos con crepé eran lo último en la moda, quizá es buen momento de preguntarte por qué.

Cómo lograr tus propósitos

¿Cuáles son los pretextos más comunes que nos inventamos para no cumplir con nuestros propósitos de año nuevo? Enumerarlos podría ser interminable, pero algunos de los más recurrentes los comentamos a continuación:

“Empiezo mañana”. Imagina que te propones perder ese par de kilitos de más, sobre todo por salud. Con toda convicción decides ponerte a dieta. Pero entonces en enero, cuando llevas apenas cinco días de sana alimentación, se te atraviesa la Rosca de Reyes, luego vienen los tamales, el siguiente mes tu pastel de cumpleaños, los de tus amigos, y cuando menos te das cuenta ya es septiembre, momento de pozole, y así nos vamos hasta que llega la Navidad.

Siempre hay distracciones en el camino, por eso es importante no perder de vista la meta. Cuando sientas que flaqueas, piensa en el beneficio que te traerá cumplir ese objetivo. No te lamentes por el chocolate que no puedes comer, más bien alégrate por lo bien que lucirás en el verano con ese nuevo traje de baño que te encanta.

“No tengo tiempo”. Vivimos en ciudades complicadas, con rutinas absorbentes. Todos sentimos que nos falta tiempo, pero esto es subjetivo. Los espacios para llevar a cabo nuestros planes y proyectos tienen que crearse. Quizá puedes reducir un poco tus sesiones en las redes sociales o levantarte más temprano los fines de semana. Te darás cuenta que las horas rinden más. No olvides que el primer paso para nunca tener tiempo es creer que no lo tienes.

“Surgió algo más importante”. Es cierto que son pocas las certezas que podemos tener en la vida. El día a día nos presenta situaciones nuevas, tal vez inesperadas. De cualquier manera, aprende a adaptarte a aquello que no planeaste sin descuidar los propósitos que te hayas trazado. Nada es más trascendente que tu obra personal, ¡no la postergues por algo más!

Cerrar ciclos

Miriam Camacho comenta que los propósitos de Año Nuevo pueden causar ansiedad y frustración: “A veces los hacemos por contagio o influencia de nuestro grupo social más cercano, pero realmente no coinciden con lo que queremos, o intentamos llenar vacíos con objetos materiales. Es importante conectar con nuestras verdaderas necesidades para que esto no ocurra”.

El inicio de año es una gran oportunidad para asimilar el lugar y momento en que nos encontramos. “Hay que evaluar nuestras conductas recurrentes, hábitos, costumbres y necesidades a través del tiempo. Escribirlo es bueno, porque ayuda a percatarse de lo que hemos cumplido y en lo que nos hemos atorado. Eso nos lleva a actuar y a tener visión de nuestra historia personal”, indica la experta.

El comienzo de un ciclo permite cambiar prioridades y crecer. “Hay que ser flexibles y tratar de no frustrarnos si vemos que en nuestra lista hay varias cosas que no cumplimos. Es mejor concentrarse en lo que sí llevamos a cabo y que no se encontraba entre los propósitos formulados originalmente. Pero si vemos que hay alguna meta que se ha quedado en el tintero por varios años, hay que pensar por qué”.

Cada año es un momento emocional distinto. Hacer este recuento te permitirá percibir cómo has cambiado y qué avances has logrado en tu desarrollo y crecimiento como persona. Cuando llegue el 1 de enero, no pienses en lo que no pasó, sino en los 12 meses que vienen con nuevos sueños, esperanza y oportunidades.

 

También podría gustarte
Comentarios