Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

¿Qué tan estresada estás?

Sí No

1. Con frecuencia hablas y lamentas lo malo que fue tu pasado. ___ ___
2. Haces más ejercicio yendo de un lado a otro, que caminando
o realizando una rutina fija de ejercicio. ___ ___
3. Tu dieta consiste más en comida rápida que en alimentos nutritivos y saludables. ___ ___
4. Siempre vas por el primer lugar, nunca el segundo es
suficiente . ___ ___
5. Desde que empiezas el día, tu velocidad comienza a aumentar
incesantemente, hasta caer agotada por la noche. ___ ___
6. Es frecuente que pienses que necesitas cuando menos un “clon”
de ti misma para llevar a cabo todo lo que tienes que hacer. ___ ___
7. La risa, las bromas y los ratos divertidos no forman parte de lo
cotidiano de tu vida, sólo de escasos momentos especiales. ___ ___
8. No confías en que los demás hagan bien las cosas, así que
prefieres hacerlas tu misma. ___ ___
9. Eres renuente a compartir tus emociones con los demás. ___ ___
10. Tu frase o pensamiento más frecuente es “estoy muy ocupada
para hacer eso ahora, lo haré mañana o cuando pueda”. ___ ___
11. Te cuesta trabajo conciliar el sueño y al día siguiente despiertas
igual de cansada que cuando te dormiste. ___ ___
12. Con frecuencia olvidas las cosas, no las encuentras, o a medio
camino no recuerdas hacia donde te dirigías o qué ibas a hacer. ___ ___
13. Dejas pendientes que debías cumplir ese día o no lograr lo que
te habías propuesto te produce angustia y mucha culpa. ___ ___
14. Tu idea de relajación es respirar profundamente mientras te
lavas los dientes o arreglas tu cabello. ___ ___
15. Tu intolerancia y exigencias contigo y con los demás han ido en
aumento y has cambiado tu carácter afable por otro seco y áspero. ___ ___
16. La mayor parte del tiempo se sientes con los “nervios de punta” y
como un volcán a punto de estallar. ___ ___
17. Te impacientas fácilmente si no te atienden rápidamente en un lugar, o
si los demás no realizan enseguida lo que les pides. ___ ___
18. Tu círculo de amigas divertidas se ha reducido notablemente. ___ ___
19. Cuando de pronto, lo que rara vez sucede, encuentras tiempo
disponible porque no tienes nada que hacer, no sabes en qué
emplearlo. Incluso te sientes incómoda y desconcertada. ___ ___

Stockbyte/ThinkstockPUNTUACIÓN
Suma 1 punto por cada “Sí”.

Menos de 5 puntos.
Asombroso, deberías escribir un libro o dar conferencias para ayudarnos a los demás mortales, porque el estrés es algo a lo que pareces del todo inmune a menos que vivas sola, en un lugar aislado de la vida urbana y dedicada a la meditación, la relajación y la contemplación de la naturaleza.

De 6 a 10 puntos.
Eres una mujer normal, con presiones, pero buen manejo de ellas. Tal vez requieras lograr un mayor equilibrio entre deberes, descanso y ejercicio. Manejas bien tu porción de estrés, pero siempre hay lugar para hacer mejorías en tu actitud. Toma nota de tus respuestas afirmativas y esfuérzate en lograr que se vuelvan negativas. Tu salud, bienestar y felicidad mejorarán notablemente.

De 11 a 15 puntos
Tu vida empieza a salirse de control. Requieres reducir la presión y con ello el estrés. Dedícale más tiempo a relajarte, divertirte y permitirte más tranquilidad y descanso en tu vida; el mundo puede seguir adelante sin que tú lo cargues sobre tus espaldas. Aprende a ir reduciendo “deberes” y aumentando “permisos de sentirte bien, a gusto y relajada” contigo misma. Unos días de vacaciones, o al menos unas horas, repartidas en ratos a lo largo del día, de hacer lo que te guste y quieras, en lugar de lo que “tienes que hacer” te ayudarán. Conforme baje el estrés, encontrarás la manera de no volverlo a admitir. Será bueno para ti y para todos los que te rodean.
iStockphoto/Thinkstock
De 16 a 20 puntos
Tu alto estrés te ha quitado de las manos el control de tu propia vida. Haz un alto y decídete a recuperarlo. Tu salud, física y emocional, así como tu felicidad y todo aquello por lo que te afanas y esfuerzas tan arduamente están en riesgo. Equilibra tu vida, dando el mismo peso al deber, que al descanso y la diversión. Vuelve a reír, a disfrutar, a ser amable, a no esperar perfección de nadie. Puedes hacerlo, te mereces los beneficios que obtendrás al lograrlo. Un deporte o una disciplina de relajación, como yoga, meditación o tai-chi, son buenas alternativas que te darán excelentes armas para combatir y controlar por completo el estrés.

También podría gustarte
Comentarios