Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

¡Quiero dormir!

La falta de sueño afecta nuestro buen rendimiento durante el día. Quizá tu organismo se haya adaptado a dormir pocas horas o con interrupciones, pero eso no significa que no merezcas dormir como Dios manda.

La sociedad nos despierta

Según la National Sleep Foundation, el 67% de los adultos tienen problemas para dormir y el 33% están tan fatigados que sus actividades diarias lo resienten. Esta cifra no es muy diferente de las que reportan otros países, vivimos en un mundo que no nos “da permiso” de descansar.

¿Cuántas horas debemos dormir?
Todos requerimos ocho horas diarias de sueño para descansar y reponernos, pero esto es una cuestión individual. Algunas mujeres funcionan de maravilla durmiendo sólo seis horas al día, mientras que otras no “rinden” si no han dormido por lo menos nueve. Es un hecho que no siempre podemos dormir todo el tiempo que quisiéramos, nuestras múltiples ocupaciones nos lo impiden, pero es importante que le saquemos el mayor provecho posible al tiempo que ocupamos para dormir.

Remedios infalibles
Equilibra las horas perdidas.
Si no dormiste bien, descansa media hora, pero no tomes una siesta larga. Trata de tener un ritmo para dormir establecido: duerme y despierta a la misma hora.

Come para dormir. Los carbohidratos son fabulosos para conciliar el sueño. Toma en cuenta que debes bajar el consumo de cafeína, chocolate, té y sodas, y por supuesto la nicotina. Todos estos son inhibidores del sueño.

Despeja tu mente antes de ir a la cama. La hora de dormir no es el momento indicado para hacer cuentas monetarias o preguntarle a tu marido si piensa cambiar de trabajo. Para prepararte para un sueño profundo, tienes que liberarte de cualquier preocupación.

Cuidado con los medicamentos para dormir. Por lo general los antihistamínicos producen somnolencia, pero automedicarse es peligroso. Si en verdad necesitas una pastilla, primero consulta al médico. Él te prescribirá el fármaco que sea más adecuado para tu caso.

Enseña a tu cuerpo a dormir de un solo lado. Usa como pijama una camiseta que tenga un bolsillo. Úsala de modo que el bolsillo quede hacia atrás y coloca una pelota de tenis dentro de éste. Así, cuando quieras cambiar de posición, la pelota te molestará y no lo harás.

Deja de fumar.
Fumar causa inflamación en los conductos nasales y en la garganta, lo cual produce los ronquidos.

Hazte una revisión médica. Quizá seas alérgica a algo que hay en tu habitación, como una alfombra, y eso es lo que te impide dormir bien.

4 evidencias acerca del sueño
1. La manera en que dormimos empieza a transformarse a partir de los 30 años. Dormimos menos tiempo y nuestro sueño no es profundo.

2. Es mejor dormir cinco horas continuas que siete fragmentadas.

3. El ejercicio es un recurso que nos ayuda a dormir bien porque eleva la temperatura del cuerpo y luego la disminuye; eso provoca el sueño. Lo ideal es ejercitarse seis horas antes de ir a dormir, pues en algunos casos, ejercitarse poco tiempo antes de ir a la cama provoca insomnio.

4. Otro de los recursos que estimulan el sueño es el masaje, ya que ayuda a relajarse. Trata de convencer a tu pareja de que te dé un masaje a cambio de que le devuelvas el favor, así los dos se quitarán de encima del estrés del día.

También podría gustarte
Comentarios