Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Respirar sinónimo de bienestar

iStockphoto/ThinkstockComo los practicantes de Yoga han sabido desde hace siglos, la respiración tiene increíbles poderes de recuperación física y emocional. Así lo demostraron los yogis, a través de la práctica que se conoce como pranayama. Las prácticas del pranayama se basan en los principios de que la respiración lenta y regular tiene un efecto relajante sobre el sistema nervioso. Los científicos han corroborado su influencia benéfica, ya que al bajar el ritmo de la respiración, disminuye en la sangre la concentración de dióxido de carbono y restablece el equilibrio de acidez y alcalinidad que se necesita para que el ritmo cardiaco esté en perfecto balance.

Escucha tu respiración

Los estados crónicos de fatiga, ansiedad o depresión requieren de supervisión médica, las técnicas de respiración son sólo un instrumento de autoayuda en casos ocasionales y ligeros de dichos estados, ya que puede ser una aliada poderosa al enfrentar los estados temporales —físicos y emocionales— provocados por la discusión con un familiar, un hijo, una entrevista de trabajo, un examen o simplemente un día difícil.
La respiración debe utilizarse con buen juicio para que sea efectiva. Idealmente, debe ser lenta, amplia y profunda, pero cuando estamos en situaciones de estrés la hacemos corta y no llenamos los pulmones.

La técnica pranayama
Notarás que la mayoría de las veces, estos ejercicios de atención y análisis de la expansión interior de tu respiración empiezan a tener una influencia sorprendentemente positiva en tu ánimo y en tu nivel de energía. Ahora ya estás lista para entender esta técnica y elegir los ejercicios que funcionan para tus condiciones y estados de ánimo específicos. Nunca fuerces tu ritmo de respiración, dosifica los ejercicios; si tienes un malestar que persiste con determinado ejercicio, interrúmpelo y vuelve a tu ritmo habitual de respiración. Tradicionalmente, estos ejercicios se realizan en el suelo, sentada con la columna derechita pero, como es una posición incómoda y se necesita práctica para dominarla, puedes hacerlos en una silla.
En el suelo, coloca una almohadilla bajo la cabeza si tu piso no está alfombrado y una colchita para que te acuestes boca arriba. Cierra los ojos. Respira lenta y profundamente. Concéntrate en tu respiración. Disfrútala. Una vez logrado este control, intenta alguno de estos ejercicios para combatir el estado específico que te mortifica. Si te mareas, detente, recobra tu respiración habitual y abandona la rutina; poco a poco conseguirás respiraciones más largas. Cabe mencionar que cuando se ha tenido un impacto o una discusión fuerte, los ejercicios de respiración tienden a marear, tómalo con calma.

Para dominar esta práctica
• El primer paso es dedicar pacientemente un tiempo para observar tu respiración. Presta especial atención a ella cuando estás feliz y cuando estás angustiada; aprende a distinguir sus variaciones, movimientos y tendencias.
• Estás tan habituada a tu respiración que lo más probable es que nunca le hayas puesto atención. Pero si continúas analizándola, empezarás a notar dimensiones diferentes (físicas y emocionales) que están relacionadas con tu ritmo cardiaco.
• Para experimentar a conciencia la expansión interior que tu respiración puede darte, siéntate con la espalda derecha o, mejor aún, tiéndete en el piso boca arriba, pon las puntas de tus dedos en tu bajo vientre y trata de enviar el aire que respiras hacia esa zona, justo en medio de los huesos pélvicos, expandiendo el estómago.
• Cambia las manos hacia tu pecho, de modo que tus dedos chiquitos toquen el esternón y los demás sientan los espacios entre tus costillas. Haz unas cuantas respiraciones e intenta expandir suavemente los espacios intercostales, sin forzarte.
• Respira suavemente y con normalidad, relaja tu cuerpo y, lentamente, ve llenando los espacios interiores que descubras.
• Una vez que puedas llenar de aire tu vientre bajo y la parte superior de tu pecho, intenta hacer, en otras sesiones, que tu respiración se haga tan amplia que llegue a toda tu espalda.

También podría gustarte
Comentarios