Revive tu vida sexual

El sexo va más allá del mero placer físico, es un aspecto fundamental de tu vida que te permite acercarte de nuevo a tu pareja como mujer, dejando a un lado el papel de madre y esposa.
Después de haber tenido un hijo el miedo natural es otro embarazo. Cuando éstos no han sido planificados tienen un impacto profundo en la pareja, así que en una de tus visitas con el ginecólogo hablen sobre el tema de la anticoncepción.

Existen diversos métodos anticonceptivos que te permiten cuidarte aunque estés amamantando, desde el condón hasta las pastillas con dosis hormonales bajas.

Planificación familiarLas estrategias de planificación familiar son “caminos” que se pueden seguir para tener el número de hijos que la pareja desea tener, por ello es muy importante que ambos hablen sobre el tema.

Pueden optar por el método que utilizaban antes de tu embarazo, a menos que éste no haya sido el adecuado, y por tal razón decidan cambiar a otro.
Como sabes hay píldoras, inyecciones, parches, condón femenino y masculino, geles, espermicidas, etc. Las opciones son variadas y todo depende de que lo platiquen entre ambos.

Existen los anticonceptivos a base de progesterona, el DIU (Dispositivo Intrauterino), métodos de barrera, métodos definitivos (Salpingoclasia y Vasectomía), ustedes deciden cuál es el que les conviene.

Reavivar el deseo

El cansancio de cuidar a los hijos deja poco espacio para el sexo, pero si se dan un tiempo juntos, sin los niños, será más fácil. Los especialistas afirman que para los padres, recobrar el espacio que tenían antes de la llegada de los hijos, es fundamental y una tarea en la que se deben involucrar ambos.

Pidan a la abuela que se quede con los pequeños o dejen al bebé a cargo de una persona y a los otros hermanos con una tía u otro familiar de confianza.
Una escapada romántica puede encender la llama del deseo. ¿Qué tal una tarde del sábado? No es necesario que sea por la noche, ya que es probable que el agotamiento acabe con la intimidad y les gane el sueño.

Es probable que, al principio, sea difícil pensar en dejar solos a los niños, pero la realidad es que el mejor regalo que pueden darle a sus hijos es tener una hermosa relación con tu esposo: en todos sentidos.
Salgan de casa. El agobio de estar a cargo del hogar y de los hijos puede matar el romanticismo, estar fuera de dicho ambiente contribuye a reavivar el deseo. Si planean la salida será más fácil y eso sí, una vez que estén solos por favor olvídate de los pequeños y concéntrate en reconectarte con tu pareja.

Complicidad

La complicidad debe ser uno de los objetivos que ambos tengan, como pareja. Fomentarla y trabajarla poco a poco es parte de su proyecto de vida que los fortalece como pareja.

Cuando ambos comparten momentos importantes en la vida, se fomenta esta complicidad. Lo mismo sucede con el sexo, hablar de lo que cada uno desea, de la forma en que quieren ser tocados o acariciados es una manifestación de confianza. Abrete a esta nueva etapa en la que eres mamá no significa que dejas de ser mujer. No dudes en comentárselo a tu pareja.

En cuanto a él, su deseo de estar nuevamente contigo es parte de esa complicidad necesaria para unirlos. Procura estar atenta a las señales que te envía y evitar las evasivas. En todo caso sé clara, pero no lo rechaces.

Al principio pueden estar únicamente juntos, en un juego de caricias satisfactorio para ambos.

Para él, ponte en su lugar: es posible que en cuanto tu mujer recupere las fuerzas después de dar a luz, quiera dedicar toda su energía al bebé. Si está amamantando, su cuerpo enfrenta una constante demanda, e incluso aunque no esté amamantando, cuidar a un recién nacido es una exigencia física intensa.

Es importante que procures ponerte en su lugar, tratar de entender todos los cambios por los que pasó y tener paciencia. No olvides que el milagro del nacimiento del bebé, tiene implicaciones como la falta de deseo.

También podría gustarte
Comentarios