Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

¡Ríete más seguido!

Siglos de risa
Nadie sabe desde cuándo existe la risaterapia, pero hay leyendas en las cuales se menciona que en la época del Imperio Romano la gente iba a templos con la finalidad de reír y equilibrar su salud. Desde tiempos inmemoriales, hay sitios dedicados a la risa, son lugares sagrados de la India, donde se concede poder al reír. Los budistas zen la incluyen en sus meditaciones. En diversos pueblos de todo el mundo se cuentan historias de brujos, curanderos o chamanes que, pintados como modernos payasos, tienen como misión curar riendo. Parece broma, sin embargo es cosa seria: Sigmund Freud llegó a considerar que unas cuantas carcajadas bastaban para expulsar la energía negativa contenida por una persona. Ésa era la teoría, ahora se sabe que científicamente está demostrado que el córtex cerebral libera impulsos eléctricos después de que alguien comienza a reír. El asunto es que hace unas cuatro décadas, el tema volvió a llamar la atención en Occidente, para ser concretos, en los Estados Unidos.

Más que una sonrisa
Un singular médico, Hunter Patch Adams, dejó atrás las burlas de sus colegas y algunos científicos y decidió quitar a la práctica de la medicina la solemnidad. Luego de vencer obstáculos de todo tipo, consiguió recetar alegría y buen humor a sus pacientes, no como medicamentos o para sustituirlos, sino como apoyo en la recuperación. La ola risueña no se contuvo en la región de California, sino que viajó a otros lugares de la Unión Americana y también llegó a hospitales de Europa, como Suiza, Alemania y Francia.

Payasadas sanadoras
Más allá de las anécdotas o creencias populares, lo cierto es que la gente feliz es más creativa y activa, además de que su sistema inmunitario mejora, tiene buenas relaciones personales y se involucra en actividades gratas. “La felicidad ayuda mucho a la salud, pues gracias al humor, las personas son más tolerantes y capaces de enfrentar las dificultades”, nos dice el Doctor Tomás de la Mora Chávez. La risaterapia, llamada geloterapia, se emplea para mantener el bienestar físico y mental. “Es una puerta para la relajación, abre la capacidad de sentir y facilita la relación de ayuda entre profesionales de la salud con el paciente o la familia”. La risa es parte de algunas terapias en el IMSS, uno de cuyos hospitales dirige el especialista, quien menciona que con buen humor mejora la objetividad a la hora de plantear problemas, acorta los pensamientos negativos, desinhibe, aleja la timidez, el miedo y estimula la comprensión de los demás.
Pero llama la atención que nunca debe emplearse en la agonía, para comunicar un diagnóstico, en situaciones de gran ansiedad o ante trastornos obsesivo-compulsivos. Nadie debe usar el humor sexista o étnico, ni ridiculizar a una persona.

Proyecto Magia por David Copperfield

La medicina moderna tiene a su alcance incontables avances científicos, pero no descarta opciones alternativas. Existe un sistema que emplea una serie de trucos de magia para rehabilitar la movilidad de brazos, manos y dedos. No hay un mago que saque soluciones de un sombrero o las aparezca de la nada, sino que para el trabajo se emplean juegos mágicos con ejercicios que incluyen listones, ligas, cuerdas y clips. El Doctor Ignacio Devesa Gutiérrez ha dicho que está probado que la esperanza y la actitud positiva son factores importantes para la mejoría de las personas enfermas o discapacitadas y, con un toque de magia, los resultados pueden ser mucho mejores.
Desde hace más de una década, el Proyecto Magia tiene cabida en los planes del Instituto Mexicano del Seguro Social, pues ayuda a mejorar habilidades físicas y a desarrollar la coordinación de los movimientos. El programa no es una ocurrencia mexicana, sino que por su impacto positivo ha sido adoptado en unos 30 países. Su creador es David Copperfield. El plan que funciona en México está compuesto por unos 50 trucos que son enseñados a los pacientes para ayudarlos en su rehabilitación física y en su integración social.

También podría gustarte
Comentarios