Rompe barreras y alcanza la cima laboral

Hemera/Thinkstock
En todas las empresas existen reglas no escritas que definen los límites de cada persona, independientemente del puesto que ocupe. Es como si hubiera un letrero en la silla del director que dijera “Juan Pérez, no intente sentarse aquí”. Pero el letrero no siempre es tan claro.

En realidad, los límites son más sutiles y pueden ser flexibles. Muchos de los problemas que enfrentamos en el trabajo son, en el fondo, una lucha contra límites que no percibimos. La posibilidad de romper los límites tiene mucho que ver con la personalidad de cada uno, así como con la estructura de la empresa. Distinguir las fronteras, y saber cómo y cuándo cruzarlas nos impulsará hacia mejores oportunidades profesionales.

Carriles de alberca

Los límites en la oficina son como los carriles de las albercas. Están ahí para mantener a todos los nadadores seguros, pero pueden empujarse y hasta retirarse, dependiendo de la necesidad, habilidad o circunstancias. Saber qué situaciones ameritan que nos quejemos con nuestro supervisor y cómo plantear la queja, o qué información podemos compartir con los compañeros, requiere de una apreciación de los límites no escritos.

Ábrete paso a codazos

¿Hay alguna ocasión en que sea permisible corregir al jefe?, ¿cuándo podemos demostrar enojo y cuándo controlarlo?, ¿ante quién?, ¿por qué algunos subordinados reciben invitaciones para socializar fuera de horas de oficina con el jefe, mientras otros sólo reciben un frío saludo?

1.
Las reglas respecto al control de emociones y cruce de límites no se detallan en el manual de la empresa. Pero las personas que saben aventurarse a territorios superiores normalmente obtienen información útil, mejores proyectos y ventaja en sus evaluaciones.
2. Los “rompedores de límites” utilizan su auto-confianza para establecer un aura de compañerismo con las personas claves en la empresa. Aparte de las recompensas concretas, el “rompe-límites” se sentirá como una pieza clave para el funcionamiento de la organización. Sentirse bien le lleva a desempeñarse mejor, creándose un ciclo positivo que le favorece.
3. Cuídate de parecer arrogante. Las personas que tienen un sentido exagerado de su propia valía suelen tener dificultades para reconocer los límites. Aprovechar la cercanía al jefe para hacer demandas irracionales o buscar favores especiales puede ocasionar su rechazo, así como la alienación por parte del resto de los compañeros

Aprende a leer las claves secretas

• Mantente atenta a las oportunidades que te brindan tus superiores: el jefe te consulta una estrategia; el gerente te invita a comer; se te incluye en una conversación inesperada que habla acerca de los cambios que necesita la empresa, son ejemplos claro de esto.
• Si no recibes una invitación, acércate para comprobar si eres bienvenida. Detente a conversar con tus superiores, haz un comentario amistoso en el pasillo.
• Haz contribuciones genuinas. No se trata de buscar favores gratuitos. Aventurarse a tener contacto con tus superiores significa moverte momentáneamente a un lugar interesante en el que desearías pasar más tiempo. Pero para lograrlo debes ofrecer algo valioso.

También podría gustarte

Comentarios