Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

¿Sabes ser buena amiga?

No sólo te ayudará a descubrir tanto tus debilidades como tus fortalezas, tus defectos y tus virtudes. Sólo así podrás minimizar los primeros y fortalecer los segundos. ¿El resultado? Una tú mejor y, además, más capaz de elegir las amistades que mereces, porque sabrás ser una buena y verdadera amiga.

En el espacio al final de cada pregunta, anota la puntuación que corresponda a tus respuestas. Para cada una hay una respuesta para tu amiga y otra para ti. Si lo repites con varias de tus más cercanas o queridas amigas, te ayudará a darte cuenta de cómo estás llevando y cultivando cada una de esas amistades. También, por qué lo haces y si te conviene seguir adelante con esa relación o no.

1.    Ayudar, física y emocionalmente, a la otra a resolver su vida, como acudir en su ayuda cuando alguien está enfermo: cuidar a sus niños, mascotas o plantas cuando ella tiene algún compromiso o viaja fuera de la ciudad, etc.:
1 2 3 4 5
Yo lo hago nunca rara vez algunas veces con frecuencia siempre ___
Ella lo nace nunca rara vez algunas veces con frecuencia siempre ___

2.    Al iniciar el contacto, sea telefónico, por e-mail, personalmente o por cualquier otra vía:
1 2 3 4 5
Yo lo hago nunca rara vez algunas veces con frecuencia siempre ____
Ella lo nace nunca rara vez algunas veces con frecuencia siempre ___

3.    Ponerse del lado de la amiga con otra gente, defenderla o apoyarla cuando alguien no la está tratando bien y ayudarla a sentirse mejor cuando ha pasado por una experiencia molesta o dolorosa en sus relaciones con otros, como presión en el trabajo, problemas con su familia y, especialmente, en sus relaciones amorosas:
1 2 3 4 5
Yo lo hago nunca rara vez algunas veces con frecuencia siempre ____
Ella lo nace nunca rara vez algunas veces con frecuencia siempre ___

4. Enfocarse en los problemas de ella: ofrecerle apoyo, comprensión, amabilidad, consuelo y palabras que le den seguridad, así como halagarla con frecuencia sobre su buen gusto, su apariencia, su inteligencia, su talento, su generosidad u otras cualidades:
1 2 3 4 5
Yo lo hago nunca rara vez algunas veces con frecuencia siempre ____
Ella lo nace nunca rara vez algunas veces con frecuencia siempre ___

5. Dar pequeños (o grandes) regalos que tengan un gran significado para la otra persona, recordar su cumpleaños y otras ocasiones que son especialmente importantes para esa persona.
1 2 3 4 5
Yo lo hago nunca rara vez algunas veces con frecuencia siempre ____
Ella lo nace nunca rara vez algunas veces con frecuencia siempre ___

Mi puntuación total ______
La puntuación de mi amiga ______

Ahora resta de la tuya la puntuación de tu amiga. Puede resultar una cifra negativa.

Resultados
Goodshoot/Thinkstock
Entre + 20 y + 12
La incondicional. Sí, así eres tú. Ojo, mucho ojo. Verdaderamente, en esta relación tú cargas con todo el peso, haces la mayor parte del trabajo y permites que no se valore tu esfuerzo. Si empiezas a recuperar tu autoestima, a valorarte y defenderte, buscando un trato y una relación justas, lo más probable es que pierdas la relación con esa amiga, pero entonces, la pérdida será para ella, no para ti, difícilmente encontrará alguien tan leal y dispuesto a ayudarla y complacerla como tú. Se merece la lección. Si no lo haces, pregúntate: ¿por qué? lo que está en juego es el respeto que tú misma te tienes. Si eso le permites a una amiga, ¿cuánto más o igual le permites a otros, como tu pareja, tu jefe, tu familia? Vales mucho y lo sabes, porque eres un ser sumamente bondadoso y generoso, pero deber serlo primero contigo misma. Demuéstralo respetándote tú misma y disfrutarás al observar cómo los demás también te muestran más respeto y consideración, que es tan sólo lo que siempre has merecido.

Entre + 11 y + 5
¿Ahora por ti….? ¿O no? Estás permitiendo que tu amiga te brinde menos de lo que recibe de ti. Quizá estás empezando a sentir algo de resentimiento y frustración. Reflexiona en ello y si la situación es temporal porque ella se encuentra en una situación que requiere apoyo y ayuda de tu parte y no le permite corresponderte de la misma manera, pero en el pasado hizo lo mismo cuando tú lo necesitaste, ten paciencia y combate esos sentimientos, aprovecha la oportunidad para mostrar tu bondad, satisfecha de poder ser útil a quien lo necesita. Si no es así, empieza a exigir reciprocidad y si no la recibes, aléjate discretamente y sólo accede cuando desees hacerlo de corazón y te haga sentir bien. Eso acabará con tu resentimiento y tal vez fortalezca y mejore la amistad, bajo nuevos y mejores términos, lo cual será benéfico para ambas. Y si termina, bueno, en realidad nunca fue una verdadera amistad. Observa si, en otras áreas de tus relaciones, esta situación se repite. Eso te indica que deberás ser más asertiva y aprender a exigir un trato justo a todos y en todas las áreas de tu vida, sin dejar de ser generosa, comprensiva y bondadosa con quien lo requiere, especialmente si…¡eres tú!

Entre + 4 y – 4
Campeona. Tienes una relación muy equilibrada con esta persona. Eso es el punto de partida para una bella y valiosa amistad. Si es una amiga reciente, ten cuidado en mantener ese equilibrio donde ambas se sienten interesadas en apreciar y ser apreciada por la otra. Si es una amistad de varios años, agradece al cielo tenerla y haz un brindis por ello (y con ella). Hay pocas cosas en la vida tan valiosas como una amistad equilibrada y tú la tienes. Eso indica que sabes serlo. Lo más probable es que el mismo equilibrio, equidad y armonía de esta amistad estén presentes en la mayoría de tus relaciones. Y sabes cómo lo lograste, ¿verdad? Hay una sola manera, siendo así, en tu interior, contigo, ¡tu propia mejor amiga y la mejor amiga de todos!Jupiterimages/Creatas/Thinkstock

Entre – 11 y – 5
¡Te pasas! Sí, tal vez no te has dado cuenta, pero estás recibiendo más de lo que ofreces y, a su tiempo, la otra parte ya no va a estar tan de acuerdo con eso como tú supones. Si la relación entre ustedes es, por ahora y circunstancias que lo ameriten del tipo “ahora por ti, mañana por mí”, lo menos que puedes hacer es mostrar tu aprecio y gratitud efusivamente. O tal vez ella sea del tipo de quienes no saben recibir, sólo desean dar, debido a algún problema emocional, como baja auto estima y poca seguridad en sí mismas. Empieza a mostrarte más justa, a corresponder, a mostrarle tu aprecio, a brindarle apoyo y motivación para apreciarse a sí misma. Si ella se resiste y tú te dejas, en lugar de amistad obtendrás una relación servil de su parte. Recibirás admiración, ayuda, pero… ¿es eso lo que deseas, a cambio de nada? Eso no habla muy bien de ti. Te muestra una faceta interior de necesidad de dominar a otros, de utilizarlos y tenerlos a tu servicio incondicional. Eso en realidad es debilidad y un sentido de justicia no muy sano que, a la larga (o a la corta) te va a costar caro. Te rodearás de servilismo, en lugar de obtener afecto, amistad y amor verdaderos, no sólo en tus relaciones de amistad, sino en las otras áreas de tu vida, sea el trabajo o la familia y tu pareja. Haz los cambios necesarios, si los requieres. Recuerda que lo que siembras, cosechas. En el mundo de los sentimientos y los valores morales no existen las “gangas”, ni épocas de “baratas”. Adquieres el valor que pagas, ni más, ni menos. Así que, tú eliges lo que adquieres si estás dispuesta a pagar su precio.

Entre – 12 y – 20
La abusadora. Pregúntate, sinceramente, si te sientes bien utilizando a alguien como tu “trapo de sacudir”. Si es así, narcisista, será un tanto difícil convencerte del riesgo que corres y de que con sólo poner un pie, de pronto y sin saber ni cómo, te van a explotar algunas “minas” en plena cara. Porque al persistir en tu actitud, vas a sembrar muchos resentimientos, sufrimiento para otros y te rodearás de gente insegura, temerosa y rencorosa, que en cualquier momento querrán cobrarse el trato injusto recibido. Y te lo darán, ellos u otros, porque así es el juego de la justicia de la vida. Si, en cambio y ojalá, eso te perturba, hasta te molesta y tratas de evitarlo, pero la otra persona no parece desear cambiar, pon todo tu esfuerzo en ayudarle a descubrir su propio valor, estimula su aprecio a ella misma, señala y enfatiza sus virtudes con el deseo de que aprenda a amarse y respetarse a sí misma. Si a pesar de ello, no avanzas mucho, lo más probable es que esa amistad no perdure. Eso es bueno para ambas. Ella encontrará quien desee ser su cómplice en una relación enfermiza que tú no podrías curar. Y tú, continuarás teniendo relaciones sanas, justas y satisfactorias. Habrás aprendido a encontrar satisfacción en brindar todo lo bueno que hay en ti a quien esté dispuesto a recibirlo. Y sólo ese tipo de gente permanecerá a tu lado, porque es lo que te mereces.

También podría gustarte
Comentarios