Sexo después del parto

“¡No me interesa! ¿Se nos estará acabando el gusto?”

De acuerdo con los especialistas, el momento apropiado para tener relaciones sexuales después del embarazo,
es aquel que la misma pareja sienta que es el adecuado. Los dos deben estar anímicamente bien para ello.

Si la pareja se encuentra tan cansada que no logra una relación sexual completa, pueden comenzar a la semana a construir una relación erótica, si es que así lo desean, sin que ello implique la penetración.

Es muy importante tener en cuenta que al principio toda la atención la recibe el bebé, lo que implicará, en la mayoría de los casos, muchas noches sin conciliar el sueño. Esto producirá un cansancio permanente en la pareja, provocando un desinterés pasajero por reiniciar su vida sexual.

¿Y si fue cesárea?
Las estadísticas muestran que el período para que nuevamente tengan sexo con penetración, se extiende de dos semanas de haber nacido el bebé, hasta alrededor de dos meses. Esto dependerá de las condiciones del embarazo, ya que en caso de haber sido practicada una cesárea, la mujer necesita un poco más de tiempo de recuperación porque se practicó una incisión de hasta 15 cm de longitud, la cual atravesó la pared abdominal, el útero y la bolsa amniótica.
Depende mucho del carácter que posea cada integrante de la pareja para recuperar la intimidad y deberán enfrentar algunas dificultades que pondrán a prueba la estabilidad de la relación.
Antiguamente, las parejas reiniciaban su vida sexual después de 45 días de que la mujer había dado a luz, a la vez que no se lavaban el cabello y sus conductas de higiene eran mínimas. En la actualidad, todo ello ha cambiado.

Problemas comunes
Una de las principales preocupaciones de la mujer es cómo quedará su cuerpo después del parto, lo que es lógico recordando que la naturaleza femenina es cuidar su belleza y apariencia física. Asimismo, gran parte de su seguridad y autoestima está en sentirse atractiva, lo que en la actualidad es más marcado aún. Esto se verá reflejado en el ánimo de llegar a la intimidad con la pareja.

Para mantener la figura, lo ideal es realizar ejercicios y una dieta apropiada durante el embarazo; de esta manera no será complicado obtener en un corto plazo una buena apariencia física. Si no tomó las debidas precauciones durante el embarazo, es recomendable que haga lo propuesto anteriormente, pero deberá tener paciencia para recuperarse.

La depresión posparto es muy común y tiene que ver directamente en cuál es el estado de ánimo de la nueva mamá, en el sentido de que si el bebé realmente las conmueve y alegra.

Generalmente, las mamás primerizas no saben cómo atender a la criatura, se llenan de angustia ante la responsabilidad de hacerse cargo de una vida tan pequeña, se complican por no saber dar pecho a la criatura y no están maduras para asumir la maternidad.

Consejos
Si tiene poco tiempo que nació tu bebé, se te aconseja realizar ejercicios de contractilidad de reforzamiento perineal, para obtener la misma musculatura que tenías antes del embarazo.

Intenta alcanzar varios orgasmos, ya que son de gran ayuda para que el útero recobre su forma original. Eso se puede lograr comenzando a realizar juegos eróticos previos que además ayudarán a recuperar poco a poco la confianza en la pareja.

La falta de interés que la mujer manifiesta al tener contacto sexual durante los primeros meses después del nacimiento de la criatura, es provocado por la hormona prolactina, misma que produce la leche materna y la cual inhibe la líbido de la mujer.

El hombre debe ser paciente con su mujer y no presionarla con establecer relaciones sexuales, sobre todo cuando se trata del primer hijo, porque suelen preocuparse del más mínimo detalle de las conductas de su bebé. Debido a ello, no desarrollan un deseo sexual inmediato, por lo general, requieren de tiempo para estar preparadas y seguras.

Trata de comprender a tu pareja, pues él puede sentirse solitario, celoso del bebé e inclusive puede pensar que no es parte de ese cuadro.

El varón debe participar activamente en la relación afectiva y erótica de la mujer al procurar un cuidado mutuo, mantener alta la autoestima, tener confianza y comunicación.

En la etapa del embarazo, la pareja debe tener una estrecha comunicación para que el nivel de entendimiento se desarrolle más en la relación.

Los dos deben conversar y expresar sus sentimientos. En esta etapa, la complicidad y la cooperación son fundamentales para un desarrollo saludable y maduro de la pareja.

Sexualidad
La sexualidad en el embarazo también puede generar fenómenos distintos en la mujer, lo que ocasiona dificultades al retomar la intimidad después de ser madre. Por ejemplo, la líbido de la mujer embarazada suele ser más intensa, su tasa de estrógenos es más elevada y sus órganos genitales y senos mejor irrigados. Al terminar el embarazo, la mujer, además de enfrentar una serie de responsabilidades a las que no estaba acostumbrada, notará algunos cambios que pueden ser extremos según sea el caso.

El fenómeno más complejo para los ginecólogos es asesorar a la mujer que tuvo un gran nivel de orgasmos durante el embarazo y que, posterior al alumbramiento, pierde esa capacidad.

También podría gustarte

Comentarios