Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Sexualizar el espíritu, una disciplina taoísta

Más energía
Para los taoístas, la energía sexual es sagrada. Cuando nos sentimos excitados, cuando tenemos una relación sexual, estamos en comunión con la energía Divina o Universal. Pero la mayoría de las personas no sabe utilizar esta energía para cultivar su vida espiritual.

Desafortunadamente, en todas las religiones del mundo consideran la sexualidad como algo negativo o incluso malvado y, por lo tanto, la reprimen.
Y cuando no la suprimen, la consideran una distracción o un impedimento que se ha de superar en el camino espiritual.

A la mayoría de nosotros se nos ha enseñado que tenemos que negar la sexualidad para crecer espiritualmente. Según el Tao, esto es un error. La energía sexual constituye una cuarta parte, aproximadamente, de nuestra fuerza total de vida. La gente que niega la energía sexual pierde acceso a esta fuente de energía y vitalidad para su crecimiento personal.

Sexo por la mañana… más pilas para el día

Los taoístas desarrollaron un modo simple de cultivar esta energía de vida cada mañana, considerándola tan esencial para su bienestar físico y espiritual que le dieron el nombre de “oración matinal“.
Tendemos a pensar que el sexo se practica por la noche y relegamos nuestra vida amorosa al rato anterior a meternos a la cama. Los taoístas sabían que ése no suele ser el mejor momento para hacer el amor, porque a menudo estamos exhaustos del día y nuestros cuerpos anhelan el sueño tanto o más que el sexo. Aunque la práctica nocturna del amor sanador puede ser energetizante, permitiéndoles dormir más profundamente y despertar más frescos, los taoístas pensaban que hacer el amor por la mañana era igual de importante o más para empezar el día con el pie derecho.

Cómo desarrollar el Amor Universal

Tal vez no hayas pensado nunca (o no te han enseñado) que había tanta alegría y poder esperándonos en nuestros órganos reproductores. Sin embargo, para los taoístas, la cosa no acaba aquí. Esta energía sexual que has aprendido a cultivar puede convertirse en una energía espiritual que te transforme y transforme las relaciones que mantienes tanto con tu pareja como con el mundo en general. La pasión y la compasión que desarrollas con tu pareja a través del amor sanador puede impactar profundamente a la mutua relación y a las relaciones que mantienes con las demás personas de tu vida.
Según los taoístas, el amor y el éxtasis que sentimos en los momentos más íntimos de nuestra relación es simplemente una muestra del Amor Universal y de la venturosa unión con la Fuerza Original del Universo que podemos experimentar a medida que crecemos espiritualmente.


Balance sexual y emocional… la clave
El amor también es muy importante para generar energía espiritual. Para los taoístas, el amor es mucho más que un sentimiento efímero: es una energía corporal centrada en el corazón.
Cuando se combinan la energía sexual (de los genitales) y la energía amorosa y compasiva (del corazón) se produce una energía estable y nutritiva. Esta energía te permitirá profundizar y hacer crecer espiritualmente tu relación de pareja, tu relación con el mundo en general y por supuesto, a ti misma.

También podría gustarte
Comentarios