Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Sin miedo a la libertad

iStockphoto/ThinkstockEs cierto, uno abre el periódico, mira la televisión o platica con sus conocidos y esto es suficiente para pensar que ni la mejor película de acción se asemeja con la realidad: Todas las noticias tienen una carga negativa, que en ocasiones resulta imposible llevarlas a cuestas por que el delito se ha apoderado de la ciudad.
Sin embargo, aunque vivimos en un periodo de crisis en todos los sentidos, no hay que tirarse al drama y más bien, ver la manera en que podemos responder a la situación de una forma inteligente y segura.

“Cuídate, fíjate qué bebes, con quién andas”, “no te vayas por lo oscurito”, “no hables con desconocidos”, son frases que te pueden resultar muy familiares, y aunque, en teoría ya no las necesitas escuchar, es importante que no eches en saco roto esta sabiduría ancestral, pues el peor error que puedes cometer, es salir con la típica frase de: “A mí no me va a pasar nada, eso sólo le pasa a los otros”, y en un descuido no vaya siendo que tú también formes parte de ese selecto grupo.

Hombre precavido, vale por dos

Cada uno de los ámbitos en los que te desenvuelves merece considerar una serie de medidas preventivas para evitar riesgos y, en todo caso, salir lo mejor librado posible de la situación. Sin embargo, el meollo del asunto radica en no alimentar los temores, debido a que esto te pone en desventaja: “El miedo tiene una función de alerta en el ser humano, es el que nos indica que podemos estar en peligro, despierta todos los sentidos, e incluso, genera respuestas que nos resguardan. Un ejemplo muy claro es el de una persona que intempestivamente se encuentra frente a un animal salvaje; naturalmente su cuerpo quedará paralizado y esto ayudará a ahuyentar a la fiera.

No obstante, hay que ser muy cuidadosos porque solemos alimentar el temor recreando posibles escenarios, que contribuyen a tomar decisiones precipitadas que nos vuelven vulnerables. Lo anterior aplica también en escenarios que nos enfrentan a la delincuencia, por eso lo principal es mantenerse sereno y alerta, para no ponerse en riesgo”, explica el psicólogo Luis Escorcia, catedrático de la Facultad de Psicología, campus Zaragoza, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La intuición ¿es sólo femenina?

Poco caso hacemos cuando el “sexto sentido” nos previene de una situación peligrosa, por ejemplo, cuando algo dentro de ti te indica que no debes de seguir el camino habitual hacia tu casa, sino cambiar un tanto la rutina, y después te enteras de que algo ocurrió justo a la hora en la que ibas a pasar por ese lugar. No obstante el poco peso que le damos a la intuición, los especialistas lo recomiendan como un mecanismo para prevenir el delito.

Así lo explica René Jiménez Ornelas y Olga Islas de González Mariscal, autores del libro: El secuestro. Problemas sociales y jurídicos, editado por la Universidad Nacional Autónoma de México: “Tal vez sea difícil aceptar su importancia, ya que para nosotros los reflexivos seres occidentales, la intuición suele ser algo que vemos con desprecio. La intuición nos conecta con el mundo natural y con nuestra propia naturaleza, liberados de las ligaduras del juicio, unidos únicamente a la percepción, nos lleva a predicciones que más tarde nos maravillarán, son factores para prevenir accidentes. No se trata de fomentar estados de paranoia, que es un miedo exagerado a la vida, por el contrario, se trata de poner el temor al cuidado de nuestra integridad, ya que permite construir mecanismos de prevención del delito”.

Es cierto que los tiempos son difíciles, pero tú tienes las herramientas para disminuir los riesgos, recuerda prevenir, hacerle caso a tu intuición y no andar ‘buscándole tres pies al gato’, que se traduce como evitar exponerte. Toma con responsabilidad tu bienestar, siéntete libre y goza de la vida.

También podría gustarte
Comentarios