Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Síndrome de Diógenes

Trastes, ropa y objetos tirados por todos lados, montañas de basura en cada habitación de la casa y un ambiente de total desolación es lo que rodea a quienes sufren el Síndrome de Diógenes.
A pesar de que no hay muchos estudios científicos al respecto, se sabe que este transtorno se caracteriza por el aislamiento social, el abandono de la higiene del hogar y de la persona, así como la reclusión en el propio hogar.
Esto hace que los enfermos acumulen grandes cantidades de basura en su casa y vivan en condiciones de pobreza extrema, inclusive sin carecer de recursos económicos.
“Los pacientes suelen reunir grandes cantidades de dinero en su casa o en el banco sin tener conciencia de lo que poseen; por el contrario, piensan que su situación es de pobreza extrema, lo que les induce a ahorrar y guardar artículos sin ninguna utilidad”, señala un documento del Diario Médico, de Madrid, España.
Otra de las características de las personas que padecen este mal, es que no aceptan que lo sufren, por lo que no piden ayuda, ni tampoco aceptan que otros se las proporcionen. Esto hace que el abandono y la soledad sea total.
Quiénes lo padecen
Por lo regular, suelen sufrirlo personas de la tercera edad, solteras y con propensión al aislamiento o bien, quienes tras la muerte del cónyuge o de un ser querido lo desarrollan. Aunque inicialmente la soledad es circunstancial, después ellos mismos la propician.
La mayoría de estos pacientes padecen una enfermedad base que daña sus funciones cerebrales superiores, como es el caso de la demencia, indica el artículo médico Demencia temporal asociada al Síndrome de Diógenes, publicado en el portal E-journal de la UNAM.

iStockphoto/Thinkstock
¿Hay tratamiento?
Para quienes sufren este síndrome que fue descubierto en la década de los 60 y fue nombrado así en referencia a Diógenes de Sinope, filósofo griego quien predicaba la importancia de llevar una vida de austeridad y mortificación es sumamente importante que sean canalizadas a un servicio de psiquiatría.
Una vez ahí, el médico tratante, además de identificar los síntomas de este padecimiento, dará tratamiento para la enfermedad base para lograr mayor efectividad.
Al mismo tiempo, una parte fundamental de su recuperación es el apoyo de una red social, conformada ya sea por familiares o amigos, quienes a pesar de la renunencia del paciente lo ayuden a vivir en condiciones más higiénicas.

Y a partir de ahí, estén pendientes de que el paciente no regrese a sus viejos patrones de abandono y autonegligencia.

Ayuda multidisciplinaria
A la par del tratamiento médico y el psicológico, es importante brindarle a este tipo de pacientes apoyo organizacional, en donde una persona capacitada puede ayudarles a restablecer las condiciones óptimas para poder vivir con higiene y orden.

Martha Chapa, decoradora de interiores y especialista en el apoyo de pacientes con Síndrome de Diógenes, explica: “Ofrecemos ayuda a quien nos la pide, convencidos de que el ambiente que les rodea es capaz de influir en su estado de ánimo, nos ocupamos de ayudar y trasformar su entorno.

“Cuando acceden a recibir nuestro apoyo, nos topamos con sentimientos encontrados, porque saben que tienen la oportunidad de un nuevo comienzo a pesar de la fragilidad en la que se encuentra su vida y al mismo tiempo, sienten terror de verse despojados de las pertenencias que los han acompañado por años”.

La función de este tipo de especialistas, no es tan sólo tirar lo que no sirve, sino negociar con los pacientes para no violentarlos emocionalmente.

“Nuestro trabajo no es limpiar, sino discernir entre lo que tiene valor para la persona y lo que es basura, lo que está haciendo un escudo que no le permita liberarse. Por eso, con su consentimiento tiramos, regalamos, reparamos, reacomodamos y creamos ambientes que trasmitan esa estabilidad que habían perdido y puedan reencontrarse consigo mismos, para que retomen sus aficiones y vuelvan a hacer lo que solían disfrutar”.

También podría gustarte
Comentarios