Soluciones ambientales sencillas

El medio ambiente pide a gritos que los seres humanos nos hagamos conscientes del mal que le hemos hecho por siglos. Si piensas que para poder contribuir a detener el daño ecológico necesitas convertirte en activista, es mentira. Con estas soluciones ambientales ayudarás a la ecología de una manera sorprendente. Eso sí, como en todo, de lo que se trataes de ser constante y no dar marcha atrás, pues de esta manera frenarás –aunque sea de forma personal– la destrucción de nuestro planeta y, a la vez, mejorar la economía.

1. Cambia el plástico por tela. La bolsas reutilizables son una gran alternativa en lugar de las convencionales bolsas de plástico. Claro, siempre y cuando no olvides llevarlas cuando vayas de compras. La idea es hacer de este método un estilo de vida. Las tiendas Walmart y Costco implementaron su venta y no son nada caras.

2. Quítate los zapatos. Muchos gérmenes y contaminantes externos entran a tu casa a través de la suela de tus zapatos. Detén esos agentes quitándote los zapatos una vez que estés adentro. Esta medida también ayuda a reducir el número de veces que debes limpiar y aspirar y, al mismo tiempo, consigues que tus pisos se conserven mejor. La mejor manera de convertir este tip en hábito es crear un lugar conveniente para los zapatos enla puerta que más usas. Si tienes suficiente espacio, un rack para el calzado mantiene el área ordenada; si es reducido, una canasta de buen tamaño dará el mismo resultado.

3. Usa consomé en cubos. Aunque suene un poco exagerado, a diferencia del envasado, los cubos son de menor tamaño, pesan mucho menos y por lo mismo, requieren menos empaque. Esta simple solución ayuda a que se expulsen menos contaminantes al momento de su transportación y obviamente, requieren de menos espacio en el medio de transporte.

4. Sella tus ventanas. Si eres de las que prenden calentadores durante los meses de invierno, debes saber que por donde más se fuga el calor, es por las ventanas. La manera más fácil y económica de mantener tu hogar caliente, además de ahorrar luz y gas, es sellar las ventanas. Este método es más sencillo de lo que tú crees: sólo te llevará 10 minutos hacerlo.

5. Regala alguna pertenencia. En ocasiones, el regalo más preciado para alguien importante para ti, es algo que te pertenecía. Si tienes una gran amiga a quien siempre le ha encantado un florero tuyo, regálaselo; así, al mismo tiempo, le estás obsequiando algo de corazón. Y cada día que vea su florero, no sólo verá la flor, sino también recordará su amistad.

6. Apaga la luz. Algo tan simple como apagar la luz al salir de alguna parte de tu casa, logrará que ayudes a la ecología y también a tu recibo. Aprovecha la luz natural, pinta de colores claros las paredes y los techos, reduce al mínimo la iluminación ornamental.

7. Ahorra energía cocina. Dos medidas simples: Utiliza ollas cuyo tamaño se ajuste al del quemador. El hierro y el triple fondo de acero son los que mejor transmiten y acumulan el calor.

8. Lava la ropa con agua fría. Las lavadoras producen 500 libras de CO2 al año cuando las utilizas con agua caliente. Tu ropa estará igual de limpia e incluso puede durar más si la lavas con agua fría.

9. Limpia tu refrigerador. Echa un vistazo a lo que colocas en la parte alta (en la puerta) de tu refrigerador. Esos envases de plástico, así como las cajas de cereales evitan que el refri no se ventile bien y de esta manera trabaja más y forzado.

10. Toma una ducha rápida. Báñate en 5 minutos para evitar el desperdicio de agua. Si tienes que rasurarte, hazlo con la llave cerrada y enjuágate rápidamente.

También podría gustarte

Comentarios