Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Súper ocupada, ¡pero en forma!

Ni te acuerdas cuándo fue la última vez que fuiste al gym. Después de todo la mayor parte del día se lo dedicas a correr tras tus hijos, atender tu hogar, trabajar ocho horas detrás de un escritorio y lidiar con el tráfico diariamente. Y pasa el tiempo y vas notando que tu cuerpo cambia… a pesar de que tienes buenos hábitos alimenticios y no dejas de moverte, ya casi ni puedes abotonar tus jeans. Y es que correr tras los niños y hacer los quehaceres del hogar ayudan a quemar calorías, pero ya no son suficiente para mantenerte en forma. Además, el estar sentada mucho tiempo, ya sea frente a una computadora o en el auto, disminuye el ritmo de tu metabolismo. Pues ya es hora de que hagas algo. La Asociación Americana del Corazón asegura que ejercitarse al menos 30 minutos al día te mantiene en tu peso. Y la buena noticia es que funciona igual aunque hagas segmentos de 10 minutos a lo largo del día. El truco está en vigilar la cantidad de calorías que consumes y aprovechar cada oportunidad para ejercitarte, estirarte y tonificar tu cuerpo…   Lagartijas esperando el café Aprovecha aún más cada minuto que tengas disponible y sé creativa: mientras esperas que se haga el café en la mañana o se cocine el pollo en la tarde, haz dos sets de diez repeticiones de círculos con tus brazos, unos simples desplantes o unas lagartijas (El gurú del ejercicio para personas ocupadas, el latino Jorge Cruise te muestra en su libro 8 minutos en la mañana, cómo puedes mantenerte en forma y hasta bajar de peso con unas rutinas de ejercicios simples). Ponte unas pequeñas pesas (5 libras) en tus muñecas o tobillos mientras haces los quehaceres del hogar… ¡Y pasa la aspiradora o barre el piso con más gusto! Reta a tus hijos a un 21 en baloncesto o cuelga a tu bebé a tus caderas, pon un CD de salsa y bailen las 14 canciones. Saca tu perro a un paseo, pero camina a paso rápido.   Reuniones a pura caminata Sí tienes mucho trabajo, pero puedes estirar tu tiempo al máximo. Sube las escaleras en lugar de usar el elevador. Estaciona tu auto lo más lejos que puedas en el estacionamiento y camina hacia tu oficina. En lugar de llamar o enviar un mail a un compañero de trabajo, aprovecha y camina hacia su oficina. Para ejercitar tu cintura, utiliza una silla giratoria para rotar 100 veces a cada lado. Si tienes una reunión de trabajo, invita a tus compañeros a hablar mientras caminan por el edificio. Organiza un club de ejercicios en tu oficina: pueden caminar, hacer yoga o hasta secciones de 15 minutos de pilates para fortalecer ciertas áreas de tu cuerpo.   Muévete frente al volante Aunque estés manejando, en un tráfico que no se mueve o esperando el cambio de luz, tú puedes ejercitarte y tonificar tus músculos. Pon un CD de Dance y comienza a mover tus brazos (si llevas unas pesas livianas te beneficiará mucho más), así fortalecerás los músculos de esa área y los de tu pecho. También puedes trabajar los músculos de tu estómago y de tu trasero. Sentada, eleva tu trasero de la silla a unas pulgadas y mantente así por unos segundos. Vuelve a sentarte y repite. Cruza tus brazos sobre tu pecho y siéntate derecha. Contrae el abdomen y encorva los hombros hacia la cadera jalando tu abdomen hacia adentro. Sostén unos momentos y repite. Después de todo, lo importante es mantenerte en movimiento, quemar calorías y ejercitar tu cuerpo. Tú sí puedes hacerlo y notarás la diferencia en tan sólo unas semanas.

También podría gustarte
Comentarios