Un espacio para emprender

0

Un startup no sólo necesita buenas ideas; también un espacio físico para ejecutarlas

Crear tu propio negocio es un riesgo poco calculado en el que dejas la seguridad corporativa para perseguir la concreción y éxito de una idea. Factores a considerar son siempre la originalidad y potencial del proyecto, posibles socios, capital humano y, por supuesto, el financiamiento. ¿Pero qué hay del “lugar”? Muchos fantasean con el nacimiento de Apple en el garaje de una casa suburbana, pero Apple es Apple y la competencia en el mundo del emprendimiento está feroz.

Comodidad, funcionalidad, conectividad e imagen

Necesitas espacio; un baño que no esté siempre ocupado y un lugar donde puedas hablar en privado sin necesidad de susurrar. No se trata de ser quisquillosos, se trata de ser productivos; de no tener que detenerte para reacomodar tu espalda o caminar 8 cuadras para conseguir un café.

Luz, privacidad y un ambiente que invite a la interacción, la concentración y la creatividad, son elementos cada vez más tomados en cuenta por la nueva generación de emprendedores en México y el mundo. Pero esta comodidad debe ser funcional, lo que implica una buena ubicación, ojala central, segura y con fácil acceso al transporte público, además de tener características arquitectónicas que se ajusten al tipo de negocio y número de empleados.

Con “conectividad” voy a algo un poco más profundo. ¿Por qué la tecnología está en Silicon Valley y las lámparas en la calle Artículo 123? Las industrias tienden a agruparse en hubs imaginarios que permiten el intercambio de ideas y una interacción constante. Es así como puedes dar con tus posibles futuros empleados, socios, clientes o inversionistas. Estar conectado no es tener una buena conexión a internet: es una interacción real con los protagonistas de las diferentes actividades comerciales que te competen.

Cuando eres un startup, darle un sitial preponderante a la imagen no es una frivolidad: es una necesidad. El cómo, dónde y en qué condiciones recibas a los actores relacionados con tu emprendimiento condicionará ineludiblemente su éxito. Desde dejar una buena impresión en un posible cliente hasta que tus empleados se sientan a gusto en su lugar de trabajo, cada detalle del cómo se ve y se siente “tú” lugar, creará un impacto -positivo o negativo- en la concreción de tus objetivos.

La alternativa del Co-Working

No cuesta nada soñar con un espacio perfecto, pero la latencia de flujo en cualquier nuevo negocio obliga muchas veces a ni siquiera considerar las características del lugar y tomar “para lo que alcance”. La oferta de oficinas en D.F. es variada y va de cubículos de 7,6 mts2 en la Colonia Toriello Guerra por menos de 5 mil pesos, a plantas de 1.500 mts2 y 35 estacionamientos por 450 mil mensuales en Roma Norte. Casos exagerados, sí, pero si eres parte de un emprendimiento -especialmente si está ligado a la tecnología-, no sería muy estratégico irte a Tlalpan ni accesible tomar 1.500 metros en uno de los sectores más apetecidos de la ciudad.

Entonces: ¿Cómo encuentro un espacio que cumpla con estas 4 premisas sin exceder el presupuesto? La respuesta de moda es co-working . Esta tendencia mundial consiste básicamente en espacios de trabajo compartidos entre diferentes negocios, startups e independientes, que cuentan con instalaciones de primer nivel, salas de reunión, áreas de esparcimiento y todo el mobiliario necesario para echar a andar tu empresa sin la necesidad de una inversión inicial considerable.

Así, no sólo cuentas con un espacio cómodo y funcional amén de un fee mensual que no te arruga el entrecejo, sino además te da la oportunidad de coexistir con diferentes emprendedores que pueden alimentar tus ideas, ampliar tu visión y, por qué no, convertirse en futuros aliados.

El factor humano; la calidez y la creación de lazos, es un área fundamental de la vida diaria -no sólo de los negocios-, y en ese sentido estas plazas compartidas son ideales para estrechar lazos tanto comerciales como humanos, y mantenerse socialmente activo.

meet-the-nest-4Nest Center

A pasos del metro Chilpancingo y en La Condesa, uno de los barrios más cotizados de Ciudad de México, ya se encuentra en pleno funcionamiento Nest Center: un espacio que busca redefinir el concepto de “oficinas todo incluido”, y que cuenta tanto con espacios privados como de co-working, todo a partir de los $3.500 pesos mensuales.

Su diseño vanguardista está fundamentado sobre la imagen y la interacción, ya que cualquier empresa en etapa de crecimiento necesita estar inmersa en una atmósfera de creatividad y negocios, en donde pueda intercambiar ideas, buscar alianzas y compartir puntos de vista. Cabe destacar, además, la importancia de tener un lugar donde puedas recibir con prestancia a potenciales clientes, socios o inversionistas.

Tambien te puede interesar