Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Tamiz Neonatal y APGAR

Es el día y tu bebé ya llegó al mundo, está viviendo sus primeros minutos y aunque es un evento feliz, se trata de un momento de enorme importancia en la vida de ese pequeño pues habrá que comprobar de inmediato que se encuentra en buenas condiciones.
Para lograr este objetivo se cuenta con dos herramientas que son:
La prueba de APGAR y el Tamiz neonatal, las cuales son obligatorias, gratuitas y parte de una rutina que debe practicarse con todo bebé recién nacido en nuestro país.

La prueba de APGAR
Fue desarrollada por la anestesista Virgina Apgar en 1953 y consiste en una revisión rápida del estado de salud del bebé al minuto y a los cinco minutos después de su nacimiento. Esta prueba califica cinco criterios con un puntaje que va del cero al dos, de manera que al final se suman y dan un solo dato.
Es importante mencionar que no se trata de una calificación como la que recibimos después de hacer un examen escolar, no importa si un pequeño obtiene un 5 al minuto si a los cinco se recupera y obtiene un 9. Lo importante es que la segunda calificación muestre que ese pequeño ser humano es capaz de sobrevivir por sí solo.
Si tomamos los datos del ejemplo anterior la calificación final que te darán a conocer será de 5.9, en dónde como te decimos lo importante es la calificación final.
Según los neonatólogos, los pequeños que reciben calificaciones entre siete y diez, se encuentran en buenas condiciones, por lo que sólo requerirán de los cuidados de rutina, mientras que aquellos que obtienen una evaluación entre cuatro y seis están en condiciones regulares y requerirán mayor observación y en algunos casos, algunas maniobras de resucitación.
Es muy importante señalar que la prueba de APGAR nos da elementos valiosos para evaluar el estado de salud del recién nacido pero no permite detectar algunos problemas neurológicos y otras enfermedades.

Tamiz neonatal
¿Sabías que uno de cada mil recién nacidos que aparentemente están sanos, tiene en forma latente una enfermedad de consecuencias graves e irreversibles? Este tipo de padecimientos se manifestarán semanas o meses después del nacimiento, por ello fue indispensable crear una herramienta que permitiera detectar a tiempo este tipo de enfermedades y evitar así futuros problemas.
Ese es el objetivo del Tamiz neonatal, un conjunto de exámenes que se practican con gotas de sangre del recién nacido. En un principio este estudio podía detectar y prevenir algunas enfermedades, entre ellas el hipotiroidismo congénito y la fenilcetonuria, sin embargo hoy en día las nuevas tecnologías han ampliado considerablemente el alcance de esta prueba y es posible detectar y prevenir 40 padecimientos con las mismas gotas de sangre.

Cómo se asignan los puntos en la calificación APGAR:
SIGNO
• Coloración

PUNTUACIÓN O
Pálido o azulado
PUNTUACIÓN 1
Rosado y extremidades azules
PUNTUACIÓN 2
Rosado

SIGNO
• Pulso

PUNTUACIÓN O
No detectable
PUNTUACIÓN 1
Menos de 100
PUNTUACIÓN 2
Más de 100

SIGNO
• Gestos

PUNTUACIÓN O
No responde ante ningún estímulo
PUNTUACIÓN 1
Realiza muecas
PUNTUACIÓN 2
Grita con fuerza, tose o estornuda

SIGNO
• Tono muscular (nivel de actividad)

PUNTUACIÓN O
Flacidez
PUNTUACIÓN 1
Algún movimiento de las extremidades
PUNTUACIÓN 2
Mucha actividad

SIGNO
• Respiración

PUNTUACIÓN O
No hay
PUNTUACIÓN 1
Lenta o irregular
PUNTUACIÓN 2
Buena con llanto

¿Qué es el Tamiz neonatal?
Es un estudio con fines preventivos que debe practicarse a todos los recién nacidos. Su objeto es descubrir y tratar oportunamente enfermedades que no se pueden detectar al nacimiento, ni siquiera con una revisión cuidadosa.
Este examen se realiza desde hace unos cuantos años en forma rutinaria a los recién nacidos y consiste en el análisis de unas gotas de sangre –cinco- extraídas del cordón umbilical o del talón del bebé y colectadas en un papel filtro especial -tarjeta de Guthrie- el cual se envía al laboratorio.
Allí se analiza la sangre y se verifica si existen alteraciones en ella que pudieran hacer sospechar de algún trastorno del metabolismo.

¿Cuándo se debe hacer?
Si tu bebé nació en un centro hospitalario seguramente se la harán antes de que se vaya a casa y los resultados los tendrás que recoger en el hospital una o dos semanas después.
Lo ideal es que este estudio se practique cuando el bebé tiene de dos a cuatro días de nacido. Si esto no es posible y se hace antes de las 24 horas, entonces deberá repetirse antes de las dos semanas de nacido.

Control de enfermedades
El control de estas enfermedades anteriormente mencionadas se logra mediante diversos cambios en la alimentación o con la administración de medicamentos.
En algunos casos, como en el de un defecto en la oxidación de las grasas, el tratamiento es sumamente sencillo, tanto como explicarle a la madre que su pequeño tiene peligro de quedarse sin glucosa y la forma de evitarlo es que no pasen más de tres horas sin que reciba alimento.
En otros casos el problema es que falta una hormona que se requiere para el desarrollo adecuado y lo único que hay que hacer es administrarla.
Si bien es cierto que estos tratamientos son sumamente sencillos, hay otros que requieren estrategias más complejas como en el caso de la fenilcetonuria. Esta enfermedad se produce cuando el niño no puede degradar correctamente la fenilalanina (elemento presente en todo alimento) y la almacena, el exceso de ella intoxica las neuronas provocando retraso mental. En este caso es importante indicar una alimentación limitada en fenilalanina, es decir, una dieta que aporte la cantidad necesaria de este compuesto pero que no permita su almacenamiento.
Actualmente existen alimentos especiales que tienen todo lo necesario para un buen desarrollo pero que contienen bajas cantidades de fenilalanina.

¿Qué tipo de enfermedades se detectan?
Aunque se trata de enfermedades poco frecuentes, son padecimientos congénitos que alteran el metabolismo y sus consecuencias pueden ser muy serias, entre ellas están:
• Retraso mental (fenilcetonuria, hipotiroidismo congénito).
• Crisis agudas.
• Enfermedad hepática, cataratas o septicemia (galactosemia).
• Inmunodeficiencia del sistema inmunológico.
• Trastornos de la diferenciación sexual o síndrome de la pérdida de sal (hiperplasia suprarrenal congénita).
• Problemas pulmonares y digestivos (fibrosis quística).
• Trastornos neuromusculares, cardiacos o muerte súbita.

También podría gustarte
Comentarios