Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

¿Te preocupas demasiado?

En este test podrás averiguar cómo te estás manejando.

En cada pregunta, anota un “Sí” o un “No”.

1. Pensar en situaciones pasadas o futuras te produce malestar físico. ___
2. Intentas arduamente no pensar más en ello, pero no lo logras. ___
3. Temes por tu salud, aunque no tengas razón evidente para ello. ___
4. Te resulta difícil dejar de pensar en alguna situación que te molesta. ___
5. Te la pasas dando vueltas y recriminándote por defectos o debilidades que has descubierto en ti. ___
6. Con frecuencia te dicen que ya no te preocupes tanto. ___
7. Sueles pensar constantemente en situaciones sobre las cuales tienes muy poco o ningún control. ___
8. Tienes algún familiar directo, como padres o hermanos, que sufren de algún tipo de desorden emocional de ansiedad. ___
9. Tu frecuente preocupación por el pasado o por el futuro impide que puedas disfrutar el presente. ___
10. Con frecuencia te sientes perturbada por situaciones que te preocupan y, por lo mismo, no puedes pensar en ninguna solución. ___
11. Te molesta cuando alguien te hace alguna crítica. ___
12. Te repites en tu mente conversaciones y situaciones, y piensas sobre cómo pudiste haber contestado o actuado mejor. ___
13. Con frecuencia dudas de tus decisiones. ___
14. Las preocupaciones sobre el pasado y el futuro te producen malestares emocionales, como ansiedad, estrés y angustia ___
15. Es frecuente que temas que tu futuro será sombrío y doloroso. ___

PUNTUACIÓN
Suma 1 punto por cada respuesta “Si”.

Stockbyte/ThinkstockDe 1 a 3 puntos
Preocuparse es una actitud natural en nosotros porque tiene un propósito, que es el de no pasar por alto situaciones que deben solucionarse porque representan un riesgo y nos impulsan a buscar nuevas y mejores opciones. Bien usadas, conducen a un gran progreso. De lo contrario, son obsesiones que dañan y perturban. Si tus preocupaciones son acerca de algo sobre lo cual tiene control, excelente, sigue adelante, revisa opciones y forma un plan de acción, tan sólo con hacerlo empezará a disipar la preocupación y te dará la calma necesaria para hacer la mejor elección. Si, en cambio, son sobre cosas o situaciones sobre las cuales ya nada se puede hacer (como el pasado, por ejemplo), entonces te sugerimos que siga leyendo.

De 4 a 7 puntos
Tal parece que sí, te preocupa mucho. La vida puede convertirse en una cadena de desdichas y sufrimiento, si ocupas tu tiempo en pensar en lo que no se puede cambiar, ¿para qué te preocupas? Y si no tiene solución, ¿qué arreglas con preocuparte? La angustia, la ansiedad y el temor, jamás han resuelto nada, así que no les abras la puerta de tu mente y no entrarán en tu vida para perturbarla innecesariamente. Analiza cuidadosamente cada respuesta afirmativa que diste y reflexiona si vale la pena continuar con esa actitud y, en lugar de preocuparte, ocúpate en tratar de verla bajo nuevos y diferentes puntos de vista, para que puedas cambiar y mejorar lo que puedas y, lo que ya no tiene remedio, simplemente arrójalo al olvido, ocupándote de nuevas opciones de tranquilidad y confianza, mientras gozas tu presente.


De 8 a 15 puntos

Parece que preocuparse se ha convertido en un hábito constante en ti, lo cual limita por completo tu capacidad de disfrute de lo bueno de la vida, mientras estás tan ocupada en pensar en todo lo malo, qué paso o que hiciste o qué harás o qué pasará.

Es una actitud egoísta de tu parte y, lo peor, es egoísmo contra ti, porque te niegas a ser justa contigo misma, pensando en tus errores o debilidades, sin dar crédito alguno a tus innumerables virtudes. También eres injusta con la vida, porque de la infinita variedad de opciones que te ofrece, decides sólo elegir las desagradables. Si estás dispuesta a aceptar que así es, estás en camino a lograr una vida mejor, libre de preocupaciones y llena de ocupaciones maravillosas. Si deseas más felicidad, paz, tranquilidad, salud y bienestar, comienza por darte un cálido abrazo y felicitarte por ser lo que eres. Fíjate en lo bueno, goza de lo bello, acepta todo como llega y ocúpate de ir manejando las cosas minuto a minuto, encontrando oportunidades de sentirte mejor, hasta formar este nuevo hábito de estar bien, que sustituirá al que ahora tienes de estar mal.

También podría gustarte
Comentarios