Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

¿Te sientes estancada?

Hay etapas en la vida en las que experimentamos urgencia por evolucionar, sabiendo que sólo nosotras podemos ser gestoras del cambio, pero lo que no conocemos es el camino.Jupiterimages/ Comstock Thinkstock

Lo cual se traduce en una sensación de “atasco”, de insatisfacción general, de apatía. Lo que una vez nos pareció un reto ahora es redundante, lo que nos emocionaba ahora nos aburre, e intuimos que hay algo más, pero no sabemos dónde encontrarlo… o siquiera, donde comenzar a buscar.

Estancamiento incómodo

Como sociedad, no nos sentimos cómodos con estos momentos de falta de dirección, cuando parecemos no tener respuestas o sentirnos perdidas (aunque sea en el estacionamiento del supermercado).

Como mujeres nos gusta ser productivas, correr de un lado a otro, ser siempre directoras de la orquesta de nuestra vida. Cada vez valoramos menos la pausa, la quietud y las transiciones: el espacio entre una etapa de la vida y la que sigue. Nos incomoda cuando alguien declara no tener un plan, ni saber cuál es su siguiente jugada, pero quizá estamos perdiendo de vista algo importante.
Algunas de las experiencias más intensas que podemos vivir o las inspiraciones más importantes provienen de estos momentos “aparentemente” vacíos. De acuerdo a los psicólogos, estos espacios de “estancamiento” son un paso necesario para el crecimiento personal, mientras sepamos aprovecharlos, aunque al principio estos huecos nos hagan sentir vencidas o inadecuadas.

Pero estos sentimientos son como un pedido para cambiar nuestra forma de pensar respecto a nosotras mismas y a nuestro lugar en el mundo.
Durante estas épocas nuestros modelos –el mapa de nuestra vida, y la forma en que encajamos en él– ya no funcionan. Continuar con la forma en que resolvíamos problemas no nos va ayudar a progresar.

A decir de Arie Shwartzman, especialista en reducción de estrés y bienestar: “Hay veces que lo más conveniente es estar sumamente agradecido por el o los medios que nos ayudaron a llegar a este punto, dejar morir estos medios en el momento indicado y crear nuevos vehículos que nos llevaran más lejos. Es conveniente mutar e irse adaptando al medio que cambia muy rápido”.

Es momento de cambiar nuestra forma de acercarnos al problema, nuestra forma de entenderlo, y el repertorio de herramientas con que lo enfrentamos.

Resistencia al cambio

Estas son algunas señales de que estamos obstaculizando nuestro propio proceso de cambio:


1.    Aferrarnos a un empleo que ya no satisface nuestras necesidades, aunque en algún momento las haya cubierto.
2.    Sujetarnos a personas que ya no agregan valor a nuestra vida, ni nosotros a las de ellas.
3.    Seguir practicando deportes y pasatiempos que ya no son adecuados para nosotros, y que nos quitan tiempo y concentración para probar nuevas actividades.
4.    Conservar una idea acerca de lo que somos y que no corresponde a la realidad.
5.    Definirnos por el nombre de nuestra ocupación. O peor, de una pasada ocupación.

PASOS DE TRANSFORMACIÓN

Primer paso


Haz tu tarea.
Ello puede significar hacer una investigación, por ejemplo, de los puestos disponibles en otras empresas, o poner en papel lo que quieres cambiar de tu vida, tu relación de pareja o familia. El truco es no entretenerse tanto en este paso, que se convierta en una excusa para postergar la verdadera tarea.

Segundo paso

Espera una reacción emocional. Esa pequeña parte de ti que tiene miedo de cambiar hará oír tu voz. Prepárate para notar sus manifestaciones: auto-discurso negativo, malhumor, cambios en los hábitos de sueño o incluso un resfriado. Todos ellos son signos de que nuestro centro emocional está teniendo dificultades para adaptarse al cambio.

Tercer paso

Deja marinar. Este es el proceso de sentarnos solas, con nuestros sentimientos, y reconocerlos. Es la mejor manera de lidiar con sentimientos que nos pudieran boicotear, como el miedo. Piensa en qué parte de ti es la que está asustada, y porqué.

Finalmente, recuerda que el cambio tiene que provenir de ti. No se logra por fuerza de los demás. Cuando llegue el momento correcto y estés lista, comenzará.

También podría gustarte
Comentarios